LA COSTUMBRE DEL PODER: 2018: hipocresía y desinformación I/V

 Gregorio Ortega Molina 23 de abril de 2018 – 00:12


*Deben dejarse de melindres y agradecer al obispo Alfonso Rangel que haga su tarea y procure salvar almas y vidas y, además, también haga la de los omisos políticos mexicanos

La relación entre los delincuentes y los diversos estamentos del gobierno no es privativa de México. El dinero negro usado por los gobernantes y destinado a sus operativos políticos para conservar el poder, o responder a las exigencias de seguridad pública y los requerimientos de los mandos policiacos o militares, transita por canales seguros y llega a quienes debe llegar. Aquí, y en china.

Ahora, los chivos expiatorios son los cárteles, esos barones de la droga considerados más perversos que el mismo Diablo. ¿Será?

Los delitos de cuello blanco, incluida la evasión fiscal, mueven tantos o más recursos que el tráfico de estupefacientes, pero los protagonistas tienen una ventaja: son aceptados en sociedad y convocados por el poder, para que inviertan parte de sus ganancias en esta aterida nación. Los barones del dinero parten y comparten el poder político e imponen condiciones, y nadie se rasga las vestiduras por ello. El dinero lavado en las bóvedas de los bancos y procedente de los intereses de agio y de las altas comisiones por servicios purifica las conciencias, incluso las de los prelados.

    ¿Cuánto dinero pone en manos de las autoridades el delito más antiguo? La trata de blancas continúa como un pingüe negocio por más liberación sexual que lo disminuyera. Allí está vigente esa anécdota de una visita de Adolfo López Mateos a Chihuahua y, también, al rancho de Teófilo Borunda, entonces gobernador, a cuyo padre, Cleofás Borunda, correspondió hacer los honores al presidente de la República, a quien con entusiasmo y en voz alta confió: “Y todo esto con el dinero de las putas de Ciudad Juárez, señor presidente”. Imposible comprobar su veracidad, pero de que la prostitución deja bienestar para algunos, deja.

Todo lo anterior para expresar mi sorpresa porque el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, afirmó que el gobierno mexicano no negocia la aplicación de la ley y no hay posibilidad alguna de que eso ocurra. No es un tema dubitativo, las leyes se acatan y se cumplen.

“De esa forma el responsable de la política interna del país respondió al preguntársele sobre el encuentro que sostuvo el obispo de Chilpancingo, Salvador Rangel, con un narcotraficante -del que el religioso no dio detalles- pero (según dijo) le habría prometido que respetarán a los candidatos y a quien elija el pueblo, pero pidió que (los políticos) no compren el voto con dinero”.

     Don Navarrete Prida debió mostrarse agradecido, pues un prelado le hace la tarea a un político, a menos de que lo que les resulte necesario sea la inestabilidad para el 1° de julio. Si las elecciones son en paz, como sea que se haya logrado esa paz, queda resuelta una parte del problema.

Además, el inteligente, propio e impoluto consejero del INE, Marco Antonio Baños, no aguantó mantener la boca cerrada, y también metió la pata: “La Iglesia no puede participar en temas electorales y cualquier acuerdo que sus ministros hayan establecido con narcotraficantes es ilegal.

“Al referirse al encuentro que un obispo de Guerrero tuvo con capos para dialogar sobre los comicios, señaló desconocer qué propósitos tuvo esa reunión, pero son las autoridades mexicanas las que tiene que resolver el tema de la inseguridad y el proceso electoral en curso.

“Si la Iglesia tiene un afán de participar en la generación de condiciones adecuadas para los comicios se agradece, pero es un hecho que no puede participar en temas electorales”.

¿Cuál es el programa del INE para que las elecciones transcurran en paz, sin más muertes que las que ya nos agobian? El prelado que hace su tarea en Guerrero conoce el terreno en el que se mueve, y sabe bien de las necesidades de las almas que intenta conservar en su rebaño, lo que desconocen los políticos, porque se les frunce el “cicirisco” nomás pensar en que debieran buscarse el pan por esos andurriales.

Deben dejarse de melindres y agradecer al obispo Alfonso Rangel que haga su tarea y procure salvar almas y vidas y, además, también haga la de los omisos políticos mexicanos.

Si te INQUIETA, compártelo con todos tus contactos
Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s