LA COSTUMBRE DEL PODER: Que se atengan: Napito

 Gregorio Ortega Molina 17 de septiembre de 2018 – 00:12 CE


*Si, que se atengan, y así vamos en el inicio de esta legislatura y en el umbral del nuevo gobierno. ¿De qué habremos de atenernos? Que nos lo explique el senador Napoleón Gómez Urrutia, que prefiere guardar silencio sobre los derrumbes de minas en Chihuahua

Recuerdo a un hombre atildado y menudo, cortés, observador de las formas. Supe su nombre, se llamó Filiberto Ruvalcaba y fue secretario general del sindicato de mineros. Los defendió sin enriquecerse. Tanto es así que hoy poco o nada se sabe de él.

Luego, años después y durante las negociaciones de emergencia por el alza salarial, me tocó ver en acción a Napoleón Gómez Sada. Simpático, firme, siempre dispuesto a las mejoras en el gremio. Negociaba sin claudicar. El hijo menor de Porfirio Muñoz Ledo lleva su nombre combinado con el de Alejandro Álvarez Guerrero: “Si llegan hoy a un acuerdo, le pongo sus nombres a mi hijo”, ofreció el entonces secretario del Trabajo y Previsión Social. Y así fue bautizado.

Muchos años después no logré sustraerme a seguir las peripecias legales de Napoleón Gómez Urrutia, quien es el único líder sindical que recibió de manos de su padre el mando y la responsabilidad. No recuerdo otro ejemplo, al menos en México.

Nunca me ha quedado claro por qué huyó a Canadá, allá se auto exiló y fue cobijado por los sindicalistas de esa nación. Se le acusa -desconozco si con razón o sin ella- de malversación del fondo del sindicato; llevan y traen una cifra millonaria en dólares, lo que me hace preguntarme de qué vivió, junto con su familia, tantos años y en esa nación. No dio golpe, únicamente su colaboración semanal en La Jornada y la esgrima retórica en contra de los explotadores de las concesiones mineras en el país.

De pronto está de vuelta, nos cuentan que se ha mal informado sobre la honradez del actual senador de la República, que es impoluto; él amaga con reabrir el caso de Pasta de Conchos y asegura que rescatará los cadáveres de los mineros que allí quedaron sepultados durante sus horas de trabajo. ¿Ocurrió hace cuánto? ¿Queda algo de esos miserables que fallecieron por una explosión, u honran el polvo eres y en polvo te convertirás? Considero que el senador Gómez Urrutia insistirá en lo imposible, pues de alguna manera ha de recuperar el control del sindicato, tanto anímica, como política y laboralmente.

¿Pasta de Conchos? Está bien insistir en la falta de seguridad que no cumplió la empresa, pero mejor sería que se buscara batallas actuales, como la contaminación del río Sonora y sus consecuencias. Familias enteras enfermas, laceradas por los vertidos que la compañía minera del Grupo México lanza a las aguas del río sin consideración alguna.

Mientras eso ocurre, mientras ese suceso que lacera la salud de mexicanos y mata el entorno, el senador Gómez Urrutia se defiende contra lo que él llama difamación y, además, escudado en el fuero esgrime la amenaza: “Que se atengan”, cuyo significado puede ser diverso e incluso fatal, pues los mineros no son precisamente hermanas de la caridad.

Si, que se atengan, y así vamos en el inicio de esta legislatura y en el umbral del nuevo gobierno. ¿De qué habremos de atenernos? Que nos lo explique el senador Napoleón Gómez Urrutia. Pero, eso sí, guarda silencio sobre los derrumbes de minas en Chihuahua.

Si te INQUIETA, compártelo con todos tus conectes
Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to LA COSTUMBRE DEL PODER: Que se atengan: Napito

  1. Elvira says:

    Te enviamos el link sobre nuestro informe. En los primeros capítulos podrás leer lo que les han hecho a los mineros del carbón, incluyendo Pasta de Conchos.
    Nos gustaría que lo leyeras porque representamos a casi 1,100 familiares directos de los mineros de Pasta de Conchos, en un caso ADMITIDO por la CIDH.
    Nos parece que el tono para referirte a ellos, y el desatender el principal reclamo de las familias, que es, precisamente La recuperaciones de los restos, para refererirte a lo que crees que debe o no hacer Gómez Urrutia es por decir lo menos, despectivo.
    Y no estamos a favor de Napoleón, podrás ver que en los capítulos 2 y 3 documentamos bien su irresponsabilidad.
    Por último, queremos que sepas que desde el año 1900 han fallecido más de 3 mil mineros y todos, absolutamente todos, experomlos de Grupo Mexico han sido rescatados. Saludos
    https://mx.boell.org/es/2018/02/19/el-carbon-rojo-de-coahuila-aqui-acaba-el-silencio

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s