LA COSTUMBRE DEL PODER: Esoterismo “fifí”


*El tamaño de los agravios gubernamentales a la sociedad es de la dimensión de los problemas nacionales

Antes de que AMLO y Jesús Ramírez Cuevas nos iniciaran en la esotérica clasificación del periodismo nacional, los medios en México, notoriamente los que ocupan a los hogares durante la tarde-noche, fueron definidos como nuestro espejo fiel: hacemos televisión para los jodidos, aseveró Emilio Azcárraga Milmo.

Creyeron que el negocio les daría para transitar durante una eternidad, pero he aquí que la sociedad decidió modificar sus preferencias y los ingresos de la televisión abierta se desploman. ¿Por qué?

La combinación celulares-tabletas-Internet-redes sociales dejaron de obligarnos a permanecer en un sitio -literalmente sitiados- para informarnos o entretenernos, con el añadido de que cualquier entusiasta creativo y audaz para fotografiar con su celular y darle voz al audio si registra un suceso, de inmediato se convierte en informador y transforma en suceso de actualidad la realidad real, en sustitución de la realidad imaginada.

En la refundación de México, en este intenso proceso de regeneración nacional para edificar la IV República, decidieron sustituir la televisión para los jodidos por la prensa “fifí”, pues es ésta la que sirve de entretenimiento y distracción en un afán de tener presencia, de hacer olvidar -o al menos posponer a la consideración y el análisis- lo trascendente para perdernos en el vacío del anecdotario cotidiano: entre los corazoncitos de la prensa nacional, los besos al desgaire y la descalificación anticipada, o la magnificación de los rubores inexplicables de una estudiante que no acierta a explicar cómo y por qué circulan sus fotografías, y un senador de la República que incumple su mandato constitucional. Dedica la sesión al chateo y nosotros pagamos su salario.

En medio de todo, el coordinador de Comunicación Social en la futura administración federal, Jesús Ramírez Cuevas, ofrece que el próximo gobierno  abrirá sus puertas, sus oídos y sus ojos a los ciudadanos. No más comunicaciones de propaganda tradicional, sino más bien imponer una real.

¿Cómo? Para lograr comunicación de ida y vuelta con los mexicanos es necesario el silencio, de otra manera sólo escucharán lo que quieran oír para construir su propia realidad, la que les conviene porque se niegan a advertir, o siquiera a considerar, que deben ir más allá o corregir el rumbo, pues el tamaño de los agravios gubernamentales a la sociedad es de la dimensión de los problemas nacionales.

Pero se empeñarán en el esoterismo de su propio lenguaje: crean al enemigo de la prensa fifí. No han aprendido que los gobiernos pasan y las policías, los militares, los marinos y los periodistas de todos colores permanecen.

Si te INQUIETA, compártelo con todos tus conectes
Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s