Esa política: Lenguaje y poder

¡Aguas! Las palabras elegidas conducen a una innecesaria y cruenta confrontación del pueblo bueno y sabio contra los fifís

Lenguaje y poder GREGORIO ORTEGA  NOVIEMBRE 4, 2018

En el Génesis se advierte: al principio fue la palabra. Ésta es poder porque construye argumentos, confirma decisiones, destila confianza lo mismo que veneno, estructura ideologías y permite formarse ilusiones o expresar frustraciones.El lenguaje de la Revolución fue sustituido por el del neoliberalismo.

Dejó de ser instrumento de poder para el priismo y elemento de divulgación para un proyecto de nación traicionado al nacer. Emilio Uranga y Octavio Paz se sirvieron de él para fines filosóficos, literarios y políticos; los presidentes de México de esa época priista lo usaron como instrumento de control político y de reconciliación, lo mismo con tirios que con troyanos.

El neoliberalismo inoculado por Carlos Salinas de Gortari a la voluntad y al proyecto de gobierno de Miguel de la Madrid vendió el ensueño del Primer Mundo y la posibilidad de codearse con los barones del dinero y la especulación, pero antes de que aquí se manifestara el descontento con los resultados del proyecto, en Estados Unidos los dueños del país decidieron servirse de Donald Trump para reordenar las prioridades de la globalización y condicionar el libre comercio. America first es la proclama con la cual se inició esta guerra económica mundial que nos ensombrece, como vecinos y como víctimas.

El desencanto que llevó al poder al Americano feo, preparó el terreno para que en esta nación se echaran los cimientos para buscar opciones distintas a las que hasta ahora nos ofertaron.

Otra vez, como cada seis años, pensamos que está al alcance de nuestros deseos y necesidades, una línea de horizonte que no se aleja cada vez que damos un paso hacia ella. El futuro al alcance de la voluntad y de la mano porque ¿quién manda aquí? El que impone su voluntad.

Pero cuidado, el lenguaje usado por quien propone los cambios, las pautas y los reinicios del camino hacia una IV República que demanda, exige, reclama una regeneración nacional, es inequívoco.

El cambio va, porque va, como fue su claro aviso público de que sería Santa Lucía.

La lucha de clases es envuelta en palabras que pueden significar todo y nada, pero la denuncia es constante en contra de los fifís y los camajanes, términos que perfilan líneas de conducta y personalidades en desacuerdo con la voluntad y las necesidades del poder que nace y se asienta sobre el engaño más conocido para hacerse con el poder: el pueblo manda, porque es sabio y es bueno.

¡Aguas! Las palabras elegidas conducen a una innecesaria y cruenta confrontación del pueblo bueno y sabio contra los fifís y camajanes. La responsabilidad histórica es ineludible

¿Qué sucederá cuando las expectativas de la calle no queden satisfechas? La historia muestra los caminos elegidos, tanto en las democracias como en las dictaduras, en los imperios como en las repúblicas, en las tribus como en las pandillas. Napoleón Glockner lo explica con claridad en 20 de cobre.

EL HERALDO EL HERALDO DE MÉXICO

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s