Esa política: AMLO-NAIM. El sainete para agarrarse del poder

Para establecer el neoliberalismo como doctrina ideológica, oficiaron las exequias de la Revolución

AMLO-NAIM: el sainete para agarrarse del poder

Para garantizar el corrimiento de los factores de poder, en 1982 iniciaron la desestructuración delPRI y la desintegración de los sectores que fueron su sostén. Esa organización política -a chuecas y a derechas- fue aliento y vida del Estado posrevolucionario, hoy vacío.

Al quedarse sin ideología, las instituciones de la República funcionan por la libre, mientras el mandato constitucional cedió su lugar a las exigencias y a las normas de los negocios. Lo que requirió adecuaciones -la ley laboral y la reforma penal y jurisdiccional, entre otras- se implementó, para que el pueblo bueno y sabio se rindiera a la realidad de un brutal capitalismo.

Los sectores obrero, campesino y popular fueron sustituídos por la partidocracia, cuyos dirigentes resultaron incapaces de dar aliento y conformación a un nuevo proyecto de país, porque carecieron de la imaginación necesaria para incorporar a los mexicanos a la globalización, al libre mercado y al compromiso ideológico implícito en la seguridad regional de EU. El territorio nacional está -geoestratégicamente- en América del Norte, la vocación nacional, la idea de patria, mantienen fuera el espíritu requerido para el cambio.

El voto a favor de una regeneración nacional, de la IV República, está escindido, porque unos entregaron su voluntad política a la restauración, mientras otros lo hicieron a favor de la reforma del Estado, del cambio de modelo político.

El Presidente electo parece no comprender su papel histórico, o quizá no desea cumplir el que la historia le tiene asignado, de allí la decisión política de cancelar Texcoco y optar por Santa Lucía, la que hasta el momento carece de validez jurídica, pues AMLO carece de estatuto legal para hacerlo; no ocurre lo mismo con la decisión del Senado de desaparecer comisiones bancarias. Los legisladores ya tienen mandato constitucional.

Acierta Diego Valadés. AMLO se desmarcó de sus colaboradores y decidió oficiar en soledad el mando constitucional, en un desesperado intento por instrumentar, otra vez, un corrimiento de los factores de poder, sustentando el suyo en los electores, en el pueblo bueno y sabio frente a los demás, sin haber considerado que la voluntad popular desordenada aspira a imponer su capricho. Allí iniciará su verdadero conflicto. Además, está mal asesorado. Los títulos de los libros que mostró en el videoclip difundido muestran una vertiente hostil a la legalidad y favorable a los ensueños de poder e imaginación de una grandeza imposible. En Las memorias de Adriano Marguerite Yourcenar no traza un dibujo histórico del biografiado, sino que lo convierte en personaje de novela como aspiración al ejemplo de cómo soportar el poder, cuando en realidad para hacerse emperador, Adriano traiciona a Trajano, su tío lejano, pero su tío. Es parte del elogio de la traición.

Una inquietud adicional. La base aérea de Santa Lucía se asentó en ese lugar ¿por capricho o por razones estratégicas? ¿Cuáles fueron los requerimientos de seguridad nacional? ¿Los aviones se repelen? El Presidente electo dejó de escuchar. Él llegó, él tiene la razón.

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s