LA COSTUMBRE DEL PODER: Colosio, la otra versión III/V

*La técnica la dio el mismo Negro  al grupo de De la Sota, pues es la que se utiliza en las cárceles para matar al chivato, mediante la cobija. Alguien ensarapa a la víctima y todos a una apuñalan, para que todos queden involucrados y nadie resulte responsable

De nueva cuenta en El Garko. Acudo por curiosidad, pero sin entusiasmo, Quisiera no oír más, pero atento escucho: El artífice de la conjura contra el Estado, contra el gobierno y contra Carlos Salinas de Gortari fue Córdoba Montoya. Alerta estuvo a que Fernando Gutiérrez Barrios dejara la secretaría de Gobernación, para controlar él todo el sistema de seguridad nacional.

Así instruyó infiltrar al grupo de empresarios y gobernadores que resultaron afectados por el proyecto neoliberal, y además infiltró su propio grupo con la idea de anticiparse a las traiciones. Tuvo suficiente con haber traicionado al Presidente de la República.

Visto en retrospectiva -me confía- le adelantaron los tiempos políticos a Carlos Salinas. Luis Donaldo Colosio muere sin haberse aprobado las listas para senadores y diputados, tampoco pudo externar su opinión sobre las candidaturas a gobernador de 1994. La Operación Culebra parecía haberse concebido y desarrollado por una mente que no era mexicana, lo que debe obligarnos a meditar sobre los compromisos originales adquiridos con el FMI, negociados por Antonio Ortiz Mena y Raúl Salinas Lozano.

En el entorno inmediato de Colosio se supo que al encaramarse en el templete de Lomas Taurinas para pronunciar su último discurso, apareció transfigurado, contento, feliz, pues temprano fue informado de que Manuel Camacho Solís había renunciado a cualquier pretensión presidencial.

Cuando sintió la promesa de recibir el poder regresar a sus manos, también se definió el tiempo del desenlace. El perito en asuntos de inteligencia y seguridad habla pausado: “Todos se aprietan a Colosio. La técnica la dio el mismo Negro  al grupo de De la Sota, pues es la que se utiliza en las cárceles para matar al chivato, mediante la cobija. Alguien ensarapa a la víctima y todos a una apuñalan, para que todos queden involucrados y nadie resulte responsable. Para ellos la prisa por matar a Colosio es una lucha por la vida, pues el que lo ejecute se salva y el que no lo haga, se muere. Mario Aburto, Sánchez Ortega y El Negro se lanzan a cazarlo, para salvarse ellos, pues sus verdugos los observan, allí están. Son sus ejecutores”.

Interrumpe el silencio, profundo, oscuro, ominoso. El pozo de la taza de café parece mostrar el futuro de esos millones de mexicanos que por fuerza han de depositar su confianza en el gobierno, esté quien esté.

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s