LA COSTUMBRE DEL PODER: Estado que se empequeñece, gobierno que se disminuye

*Lo cierto es que jibarizaron al Estado y disminuyeron al gobierno. Así se anuncia el futuro

 

El presidente constitucional de todos los mexicanos se encrespa fácilmente. Es poseedor de un ego hipersensible, y poco o nada percibe el daño que hace a su proyecto histórico, a la nación y a palabras que en su discurso pierden significado: verdad, mentira, prioridades… Lo más importante deben ser los vivos… lo demás, se irá acomodando.

Lector, observe los sucesos con serenidad y pregúntese: ¿aeropuerto de Texcoco fue el proyecto de un Estado grande, o pequeño? ¿Y santa Lucía? Desemplear a la burocracia, empequeñecer a las instituciones por número de funcionarios, programas y proyectos, ¿no equivale a empequeñecer al Estado? ¿Fusionar, no es disminuir?

Naturalmente no se trata de confundir lo grandote con lo eficaz, pero tampoco se trata de engañar asegurando al México bueno y sabio que se ahorra, y no se está en un subejercicio presupuestal. ¿Alguien tiene idea de lo que cuesta desacelerar el ritmo de crecimiento para cumplir a raja tabla con el programa de austeridad? Insisto, la corrupción no es exclusivamente pecuniaria, hay otra más perversa e irreversible: contribuir a la disminución del país en esa idea de patria e identidad que puede coexistir con la globalización. El Brexit está en un impasse debido a que han comprendido, los británicos, que los súbditos de las naciones no pueden desprenderse de lo que en esencia son.

Comprenderlo no es difícil, por algo se acuñó el término genocidio. ¿Por qué los kurdos insisten en denunciar al gobierno de Turquía por el genocidio de que fueron objeto? ¿Y los armenios? Ahora resulta claro que los pueblos originarios de América fueron y son sujetos de esa práctica civilizatoria, de esa reingeniería social, y, sin embargo, entre el criollismo y el mestizaje surgió esa genética que contribuye, en gran medida, a determinar lo mexicano, la identidad, la patria.

El actual gobierno se ha empequeñecido al disminuir al Estado, en cuanto comparte el poder soberano en la frontera sur, para que sean otros los que determinen las políticas migratorias; también en el instante en que asegura que la Iniciativa Mérida se acabó, pero la colaboración con la DEA y otras agencias de Estados Unidos, subordinan. La línea que separa la seguridad geo regional y nacional de Estados Unidos, con el resultado que se espera del proyecto de integración al bloque de América del Norte, se borró en cuanto el presidente de todos los mexicanos declaró “ya cumplimos”, en referencia a la legislación laboral.

Lo cierto es que jibarizaron al Estado y disminuyeron al gobierno. Así se anuncia el futuro.

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s