La Costumbre del Poder: Eugenesia fiscal

 Gregorio Ortega Molina 5 de noviembre de 2019 – 00:13
Tienen pavor a hacer lo que deben, porque afectaría a su base electoral. El impuesto igualitario y equitativo es el IVA. Cuando lo generalicen y establezcan no diferenciado, empezarán a poner a los pobres primero

Imagen integrada

 

Los nazis perfeccionaron la aplicación de la eugenesia, estuvieron urgidos de purificar la raza, despojarla de los lastres que les significaban los locos, inválidos, ancianos incapaces de valerse por ellos mismos. Fue por una razón puramente económica. Vigilar el bienestar cuesta dinero, y mucho.

El uso político de los derechos humanos parece implicar la incorrección de aplicar el rifle sanitario al modo de los nazis, para quitarse de encima a todos los congéneres que, de acuerdo a criterios ignotos, lo merezcan. Para muchos los psicóticos, los asesinos irredentos, los violadores violentos… merecen la muerte… ya.

Pero los enumerados en el primero y segundo párrafos vivirán. Los destinados al castigo social somos otros, y el método es aplaudido por tirios y troyanos. La política fiscal lo facilita.

Por ejemplo, las pensiones y jubilaciones -los que las merecimos y las merecen pagamos impuestos para acumular el ahorro necesario; sobre éste ahora exigen más- son gravadas desde el último ejercicio fiscal. Se me cayeron los calzones cuando mi contador me avisó que sobre mi exigua pensión del ISSSTE, que no es de las mayores porque no alcancé el tope, debería pagar un impuesto que inmediatamente saldé, porque con el SAT no hay tu tía, o pagas, o eres millonetas y te condonan o te eximen… o así era antes.

Toda mi vida fui causante cautivo, cuando al fin me pusieron de patitas en la calle y hube de jubilarme a la carrera, porque en el Consejo de la Judicatura Federal me negaron los tres meses pagados para hacer el trámite, pues debí correr. Pensé haberme liberado de mi obligación hacendaria, pero no, el jodido, que se joda.

En cuanto a las futuras víctimas de la nueva ley fiscal, habrá que empezar a construir los ataúdes, pero no por las sanciones a las factureras, por considerar delincuencia organizada a los evasores con dolo -a pesar de los topes mínimos impuestos para que te consideren un Al Capone en potencia-, porque para cumplir con gusto esa obligación, primero debe modificarse el talente y la educación de los mexicanos de clase media hacia abajo.

Para resolver ese problema deben responderse esta pregunta: ¿Por qué es tan fuerte la economía informal? A mayor y más estricto requerimiento para cumplir, los mexicanos víctimas de los malos servicios en salud, seguridad, educación; con salarios inferiores a sus requerimientos y sueños, continuarán favoreciendo a la economía informal.

Mientras tanto, los pequeños comercios, las pequeñas y medianas empresas, las entusiastas familias que crean una industria con un sueño, se verán en la necesidad de incumplir con sus obligaciones fiscales, para sobrevivir. Y se colocarán al margen de la ley.

Pensar que las ayudas a la tercera edad, a los jóvenes construyendo futuro, las becas, los pagos a los padres de familia para sustituir a las guarderías, que toda esa dádiva se canalizará a la economía formal, es un error. Crecerá más la informal.

Tienen pavor a hacer lo que debe hacerse, porque en cierta medida afectaría a su base electoral. El impuesto igualitario y equitativo es el IVA. Cuando lo generalicen y establezcan no diferenciado, empezarán a poner a los pobres primero.

http://www.eldictamen.mx, http://www.almomento.mx,
http://www.analisisafondo.com, http://www.indicepolitico.com,
http://www.gregorioortega.blog y @OrtegaGregorio
Si te inquieta, compártelo

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s