La Costumbre del Poder: Migrantes, el sueño imposible

 Gregorio Ortega Molina 06 de febrero de 2020 – 00:12 CE

Por eso a personajes como Santiago Nieto y Ricardo Peralta les quitan el bozal, les dan juego, sin siquiera medir las consecuencias de ese proceder. Han fortalecido al gobierno con una presidencia fuerte en apariencia, porque nunca antes el Estado mexicano fue tan débil como hoy

Migrantes, el sueño imposible

Ahora queda absolutamente claro el proyecto del gobierno de México sobre los migrantes que desbordan su frontera sur: servir a Estados Unidos, tope donde tope. La actitud de los integrantes de la 4T la refiere el subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta, que sí sabe de lo que habla, basta con ver su contextura física, es él el que hoza las leyes, la Constitución, los derechos humanos.

Los flujos migratorios fueron ideales para la diversificación de la cultura, para la tolerancia y el desarrollo. Además, el tema es bíblico, el ser humano está destinado a la diáspora, con fe o sin ella. Cuatro de mis familiares inmediatos viven fuera de México, se casaron, fundaron familias y, curioso, uno de los hijos regresa al país, casado con mexicana. La sangre llama, pero también esteriliza.

Hoy, los migrantes significan pingües negocios para los traficantes de personas, para la trata, para engrosar los ejércitos paramilitares de los señores de las drogas, pero también como argumento político, para presionar al país más débil, o al más necesitado de reconocimiento. AMLO es las dos cosas, tiene un gobierno fuerte en un Estado casi inexistente, con amplios vacíos, donde en amplias regiones son otros los que mandan, aunque no gobiernan, y es por ello que está ansioso de ser tomado en cuenta por Donald Trump, necesita que lo incorpore a las grandes ligas o, de perdis, a una cascarita de funcionarios públicos, o a jugar a las canicas.

No le da porte ni prestigio a su investidura, usar el TP-1 le provoca urticaria, es mucho lujo; un viaje al exterior, ¿para qué? No se trata de la honrada medianía, es un asunto de carácter, de no saber si en determinados lugares se ha de estar de pie, o sentado.

¿Cómo, entonces tener definida y puesta en práctica una política migratoria acorde a la historia de la patria, a los sentimientos de la nación, a su supuesta trayectoria política e ideológica? Ni manera, de allí que se inclinara por compartir “su” poder con Marcelo Ebrard, en lugar de abrirle juego a la oposición, y permitir que la CNDH sea palanca de soberanía para evitar la demasiada presión del gobierno estadounidense.

Durante los próximos meses y años, a los ilegales que lo intenten, les irá como en feria, recibirán peor trato aquí, en territorio nacional y por parte de las autoridades totonacas, que el que nuestros connacionales reciben en Estados Unidos, y ya es mucho decir.

Por eso a personajes como Santiago Nieto y Ricardo Peralta les quitan el bozal, les dan juego, sin siquiera medir las consecuencias de ese proceder. Han fortalecido al gobierno con una presidencia fuerte en apariencia, porque nunca antes el Estado mexicano fue tan débil como hoy.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s