La Costumbre del Poder: ¿Hay manera de sustituir a la partidocracia?

 Gregorio Ortega Molina 5 de marzo de 2020 – 00:12 CE

*No aciertan a conceptuar y proponer un proyecto de nación, mientras los partidos de oposición, en sequía de inteligencia, no ocupan ese vacío ni hacen propuestas inteligentes y realizables. No, no hay espacio para que regresen, tal y como están

¿Hay manera de sustituir a la partidocracia?

Los mexicanos estamos en un brete. Tanto los que persisten en adormecerse con el embrujo del encantador de las mañaneras y su 4T, como los que permanecemos atentos a lo que ocurre, y conocemos de los riesgos que implica desestructurar instituciones, nulificar a los partidos y confrontar a la sociedad.

AMLO no está solo en esta tarea, se afanan con él los presidentes de lo que queda de los partidos después de julio de 2018, y los que, a tirones y a jalones, lograron entrar al hueso de las prerrogativas políticas. Ninguno ha reordenado su plataforma ideológica, ha depurado sus principios ni buscado, con sinceridad política, abrir los espacios a la militancia, desplazar a los gerifaltes y obligar, a los que están detrás de esas plataformas para conquistar el poder, que asuman sus responsabilidades y den la cara.

“Alito” Moreno es una insignificancia; Markito, bueno, ni se diga; la Polenvsky da vergüenza ajena, y no digamos Alfonso Ramírez Cuellar, que llegó por anuente. ¿Alguien sabe quién es Ángel Ávila? ¿Qué ahuyentó a Cuauhtémoc Cárdenas y a PML del PRD?

¿Pueden rehacerse esos organismos políticos? ¿Qué deben ofrecer a la sociedad y a los electores? Después de los estropicios que hicieron y la manera en que se traicionaron a ellos mismos y entregaron al país, veo difícil que resuciten sin una cirugía radical, que puede incluir cambio de nombre, plataforma de principios, proyecto y reordenamiento ideológico. Como están no infunde confianza ni en los más firmes de sus militantes.

Frente al vacío, AMLO llena los espacios, es el amo de la palabra y la agenda, mientras que la oposición y quienes estarían interesados en sumarse a ella, no quieren aceptar que está en marcha lo que previó Antoine de Saint-Just al momento de la formación del Directorio. Lo dejó anotado Albert Camus en El hombre rebelde. Ante las amenazas a la Convención, el revolucionario francés proclama: “Un patriota es el que sostiene a la República en masa; cualquiera que la combata en el detalle, es un traidor”. Quien critique es traidor, quien no apoye ostensiblemente a la República es sospechoso. Cuando la razón, ni la libre expresión de los individuos, no logran fundar sistemáticamente la unidad, es necesario atrincherarse ante lo extranjero.

Hoy no ven con buenos ojos lo que viene de fuera, abominan de la doctrina neoliberal, pero, oh contradicción, mueren porque el sustituto del TLC funcione, o por la inversión extranjera, o porque nuestros emigrantes sean bien tratados en Estados Unidos y Canadá. Cabalgamos, como país, sobre la ambigüedad. El feminismo provoca urticaria, y los abrazos no pueden sustituir a los balazos. Es el deterioro de la palabra y de la institución presidencial.

Tampoco aciertan a conceptuar ni proponer un proyecto de nación, mientras los partidos de oposición, en sequía de inteligencia, no ocupan ese vacío y hacen propuestas inteligentes y realizables. No, no hay espacio para que regresen, tal y como están.

http://www.eldictamen.mx, http://www.almomento.mx,
http://www.analisisafondo.comhttp://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s