LA COSTUMBRE DEL PODER: Maximato siglo XXI

 Gregorio Ortega Molina 18 de mayo de 2020 – 00:12 CE

*El futuro dejó de estar frente a nosotros, se quedó atrapado en esa puerta giratoria de la alternancia del poder, porque los mexicanos no supimos exigir una auténtica reforma del Estado, para reconstruir las instituciones que nos llevaran a una transición a fondo

El Señor de los Anillos: éste es el escenario temporal en el que ...

La trilogía de El señor de los anillos incluye una anécdota o un principio fundamental, absolutamente claro: el poder está en el anillo. Hoy también, el Covid-19 adquirió la simbología de esa gema, de esa joya que obsequia el absoluto poder sobre todos los otros señores. Adiós al federalismo, a los poderes Legislativo y Judicial. Asistimos a las exequias de lo que fue una modesta y pequeña democracia, cuya demolición inició con la venta de los activos del Estado.
     AMLO encabeza, ya, un poder absoluto, un neo Maximato, pero con una carencia: no tiene Estado. Pronto perderá la manera de recaudar fondos, no por desobediencia civil, sino porque se deja de producir riqueza y, además, ha de pagar la deuda o declararse en la insolvencia.
El tema es muy complicado, AMLO lo entiende, todo el tiempo ha engañado con la verdad, lo mismo a Porfirio Muñoz Ledo que a Alfonso Romo y al pueblo bueno y sabio, cuyas libertades pronto empezarán a ser restringidas, pues para eso le llegó al presidente de México, ese anillo del poder convertido en pandemia. Connivirse con las Fuerzas Armadas es sólo una estación.
AMLO ha caminado, paso a paso, hasta sentirse seguro en el terreno de su fuerza y voluntad, como para despojarse de la máscara, aunque las condiciones económicas le juegan las contras.
Por nota de Roberto González Amador, publicada en La Jornada del 25 de abril, nos enteramos de que “la deuda del sector público mexicano, sin considerar la asumida por el Estado para el rescate de la banca y de carreteras concesionadas después de la crisis de 1995, creció a más del doble en la última década, mostraron cifras oficiales. El pago para cubrir los intereses generados por ese pasivo consume hoy más recursos que los destinados al sistema de salud público federal o a la inversión productiva del gobierno.
El costo a pagar en intereses por el pasivo contratado por administraciones recientes ha ido en aumento este año, en momentos en que desde diversos ámbitos de los sectores privado, académico y político se hacen llamados para que la administración federal contrate nueva deuda para enfrentar la caída de la actividad económica derivada de las medidas para enfrentar la epidemia de coronavirus.
“Los pasivos del gobierno federal, las empresas energéticas y la banca de desarrollo, que en conjunto forman el sector público federal, crecieron tanto en monto como respecto del tamaño de la economía, la manera en que, de acuerdo con comparativos internacionales, debe ser medida la capacidad de endeudamiento de un país.
En diciembre de 2019 –para comparar ejercicios completos– la deuda del sector público federal sumó 11 billones 27 mil 500 millones de pesos, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).
“La cantidad fue superior en 166 por ciento a la registrada al cierre de 2010, cuando el endeudamiento del sector público federal fue de 4 billones 213 mil 878 millones de pesos, según la misma fuente”.
¿Cómo saber ahora cuál es el destino de los que, como contribuyentes, le entremos con nuestro cuerno al financiamiento del gobierno que nos amarra el futuro, y en qué porcentajes y cómo se gasta el ingreso fiscal?
Debemos reconocerlo, el futuro dejó de estar frente a nosotros, se quedó atrapado en esa puerta giratoria de la alternancia del poder, porque los mexicanos no supimos exigir una auténtica reforma del Estado, para reconstruir las instituciones que nos llevaran a una transición a fondo.
El neoliberalismo no desaparece, no seamos ingenuos. AMLO llegó al poder para servirlo y profundizarlo, pero con moditos similares a los de Jair Bolsonaro y un plus adicional, adquiere el tamaño de El Señor de los Anillos.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s