LA COSTUMBRE DEL PODER: Inversión de valores: salud detrás de la economía

 Gregorio Ortega Molina 28 de julio de 2020 – 00:12 CE

*El reordenamiento económico del mundo no requiere de una reconfiguración política. Quizá cambie el nombre de los actores y el protagonista se convierte en primer actor secundario y éste en la estrella de la nueva narrativa

photo_2020-07-24_21-21-09

¿Pueden redefinirse conceptos que deben ser incontrovertibles e inamovibles? Los valores éticos y morales permanecen incólumes. Toda norma religiosa tamiza esas conductas para servir a su fe, pero en esencia son las mismas.

No ocurre lo mismo en el ámbito secular. En el quehacer político, en el oficio de mandar e imponerse, esas normas se adecuan a las exigencias del clima social y del momento en que el poder ha de fortalecerse o puede aflojar la mano dura. El toque de queda no se vive con la misma intensidad que la guerra a los barones del narcotráfico o una mañosa lucha contra la corrupción; el combate al fraude fiscal es un acierto y fortalece esos valores que son inamovibles. Pagar puntualmente los impuestos es una norma de conducta. Evadirlos es poner la codicia personal por encima del bienestar general.

Pero lo que nos descubre este “feliz” mundo nuevo, todavía es más feo. La crisis económica que se hace el uno dos con la pandemia, son el motor de una reingeniería social profunda y radical que está en marcha a velocidad pasmosa. Los que van a cambiar para ofrecer un nuevo rostro son el mundo laboral y la actividad comercial; señaladamente el de la mano de obra, el de los servicios y el de atención al público.

Entramos a una civilización en la que lo importante es que dinero produzca dinero, más que bienestar y seguridad. Constataremos que abrir la economía resultaba impostergable, porque el modelo de desarrollo moriría sin ese sacrificio de carne humana que se llevan la enfermedad, el desempleo, la miseria, el hambre… la violencia.

Olvidan, los ingenieros de este nuevo orden social, que de cualquier modo la economía requiere de la salud de sus operarios (que no operadores, éstos la tienen garantizada), ya sean los policías o los que limpian los baños o los médicos y enfermeras que aseguran un bienestar mínimo y necesario para que la economía continúe produciendo más dinero, por sobre cualesquiera de los otros “elementos” necesarios para que el mundo se mantenga engrasado.

Ahora bien, ¿cómo nos vamos a tragar esta nueva narrativa, porque para que funcione, los subordinados debemos vivir en una mansedumbre casi cristiana? Supongo que incursionarán en una “reconfiguración” de los valores que son justificación de maneras y modos en que unos y otros ejercen el poder, porque Vladimir Putin, Jair Bolsonaro, Donald Trump, Xi Jingping, Nicolás Maduro, Emmanuel Macron y Andrés Manuel López Obrador son diferentes y son iguales al mismo tiempo, porque todos padecen de concupiscencia por el poder.

El reordenamiento económico del mundo no requiere de una reconfiguración política. Quizá cambie el nombre de los actores y el protagonista se convierte en primer actor secundario y éste en la estrella de la nueva narrativa, pero los jodidos continuaremos como tales. Este es el ámbito en que se mueve la regeneración nacional, ahora sabemos a dónde nos conduce.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s