La Costumbre del Poder: De la dictadura imperfecta

Gregorio Ortega Molina 2 de octubre de 2020 – 00:12 CE

*Esa rebelión en la granja descrita por Jorge Zepeda Patterson en su texto del 10 de septiembre último, se delinea y reinicia cotidianamente con la voz de orden presidencial. La contraparte se defiende, no permitirá que la inmolen en aras de una nostalgia

El PAN alista denuncias por video difundido de Pío López Obrador –  Potosinoticias.com

Durante el Encuentro Vuelta Mario Vargas Llosa calificó al modelo político mexicano de dictadura perfecta; se extendió en la explicación de por qué lo consideraba de esa manera, pero mediáticamente todo quedó limitado a la adjetivación de lo que fue el traicionado proyecto constitucional de la Revolución.

     Todavía hay quienes se molestan al traer a las conversaciones esa afirmación, aunque cada vez es menor el número de mexicanos que la ve como un agravio. Y sí, en muchos aspectos y tras el Maximato, sumadas las facultades metaconstitucionales de la institución presidencial, hemos de reconocer que el modelito de gobierno se convirtió en una dictadura perfecta, que empezó a desestructurarse con la venta de activos del Estado y la ciudadanización del INE (antes IFE).

     La democracia perfecta no existe. Muchos mexicanos se empeñaron en ensanchar los cauces de la participación ciudadana en las decisiones de gobierno. Naturalmente se dieron desequilibrios, porque evitaron tomar la decisión fundamental: proponer y construir la reforma del Estado, sustituir la presidencia imperial por otro modelo político, como pudiera ser el presidencialismo parlamentario. Le sacaron al parche. Manlio Fabio Beltrones les inspiró miedo.

     ¿Por qué no se animaron a la reforma del Estado? Por la corrupción y el enriquecimiento desmedido e ilícito. No le demos vueltas, así es. Entonces debemos preguntarnos por qué el hombre que dice tener la decisión de transformar México, de purificarlo, de hacer contra viento y marea una 4T, emprende la tarea descomunal de restaurar la institución presidencial tal cual emergió del Maximato. Lo menos que puede afirmarse es que estamos en un contrasentido: el país, con su modelo político de gobierno, camina hacia atrás. Transitamos de la dictadura perfecta a la dictadura imperfecta.

     Lo afirmo así porque los que fueron activos del Estado están en manos privadas; el sistema financiero mexicano tiene la sede de las casas matriz en el extranjero, salvo grupo Banorte; el petróleo como palanca de desarrollo es una obsolescencia; pensar que la producción se sustituye por el consumo para reactivar la economía, nos convierte en un país de fenicios, sin la capacidad de producir riqueza.

     AMLO perdió la oportunidad de trascenderse y superar los escollos que han detenido la reforma del Estado, pero al parecer se venció en la adulación recibida, en la ciega lealtad y en la nostalgia de un poder político que no puede restaurarse, salvo el riesgo de convertirlo en una dictadura imperfecta, para lo que necesita esa confrontación entre mexicanos, que alienta, atiza, mueve verbalmente todas las mañanas, porque lo único que le interesa es conservar el poder, no transformar a México ni iniciar la solución de los ancestrales problemas de los pobres, de esos olvidados tan bien descritos en la película de Luis Buñuel.

     Esa rebelión en la granja descrita por Jorge Zepeda Patterson en su texto del 10 de septiembre último, se delinea y reinicia cotidianamente con la voz de orden presidencial. La contraparte se defiende, no permitirá que la inmolen en aras de una nostalgia.

     Tampoco cabe la teoría del embeleso del pueblo, de la masa con su líder, sólo es la práctica cotidiana de la siembra de la insidia y el odio de una parte de la sociedad contra la otra. Alfonso Zarate debe revisar su hipótesis.

===000===


Recuento del Tratado Internacional de Aguas (Manuel Ávila Camacho, 1946). La política de buena vecindad sigue siendo, felizmente, la base de las relaciones entre México y Estados Unidos. El Tratado de Aguas, aprobado por la H. Cámara de Senadores, ha entrado en vigor y ya se da comienzo a los proyectos de obras internacionales que harán posible el establecimiento de importantes sistemas de riego en nuestro país.


http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s