La Costumbre del Poder: Zerón y los mil millones

Gregorio Ortega Molina 22 de octubre de 2020 – 00:12 CE

*Los más aventurados me confiaron que buscarían la manera de asociarse con el CJNG, pues el del narcotráfico, con la inherente extorsión, trata, robo, secuestro y demás, es el único negocio que parece prosperar en México, y ante el cual las autoridades ni siquiera dicen esta boca es mía


Gertz Manero: Sabemos dónde está Tomás Zerón; realizamos acciones para  lograr su extradición

Sostiene Alejandro Gertz Manero que Tomás Zerón de Lucio, entre machincuepa y machincuepa verbal y jurídica para toparse con la verdad histórica, se benefició con mil millones de pesos. ¿Cuántos metros cúbicos son mil millones en billetes de a veinte, o en monedas de a diez? Ni la más remota idea.

     Me gustaría saber cómo le llegó la iluminación que lo impulsó a agandallarse esa lana, si lo hizo por instrucciones superiores, si se destinó a operativos políticos, o sólo porque se le dio la gana y tuvo su muy personal epifanía para alcanzar su redención en este mundo.

     Es mucha lana. ¿Qué puede hacerse con esa cantidad? Algunos me contestaron que, por lo pronto, enclaustrarse hasta que la pandemia esté efectivamente dominada y la vacuna a disposición de los mexicanos en cualesquiera de las tres entidades del sector salud: ISSSTE, IMSS e INSABI, aunque ahora con la barrida de los fideicomisos (quizá también arrasen con el de salud) para convertir esos billetes en generosa dádiva a través de los programas sociales, lo de inmunizarse sólo sea una utopía, o quizá un mal sueño.

     Los pocos chairos que me dispensan su amistad, aseguran que no perderían la oportunidad de crear empleos, a través de empresas casi familiares, para favorecer el desarrollo de su patria chica, su colonia, lo que les evitaría tanto desaire por parte de los fifís, tanta muerte motivada por la pobreza y el desánimo; otro me aseguró que se convertiría en contrabandista de ese barato medicamento que mantiene racionales y equilibrados a los bipolares, porque por alguna razón ese laboratorio no es visto con buenos ojos desde el poder. Total, que los bipolares se jodan.

     Los fifís auténticos y de buena cepa, me sostienen que ellos gastarían esos mil millones en comprar buenas tiendas de campaña, térmicas, para los manifestantes del Zócalo, porque su plantón carece de objetivo, ya que el presidente de los mexicanos triunfó en las urnas y es amado y respetado por su pueblo. En consecuencia, habrán de alimentarlos durante muchos… muchos años.

     No faltó quien me asegurara que compraría todo QUINO en varios miles de ejemplares, para regalarlos a la oposición, con la esperanza de que quizá aprendan de qué va el mundo y dejen de amenazar conque se quieren bajar del viaje de la vida, aventar los bártulos de sus cargos o sus curules o escaños, porque han descubierto que son incapaces de dar pie con bola.

     Los más aventurados me confiaron que buscarían la manera de asociarse con el CJNG, pues el del narcotráfico, con la inherente extorsión, trata, robo, secuestro y demás, es el único negocio que parece prosperar en México, y ante el cual las autoridades ni siquiera dicen esta boca es mía.

     Pero no nos amilanemos, que mil millones dan para mucho, hasta para asegurar la construcción de Santa Lucía, o bombear el agua del sitio donde debiera construirse Dos Bocas, o comprar los raíles del tren maya, o limpiar Hollbox para que la nueva familia imperial vacacione a su gusto.


http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s