La Costumbre del Poder: AMLO no respeta nada ni a nadie


 Gregorio Ortega Molina 22 de noviembre de 2020 – 00:12 CE*


¿Estará dispuesto a respetar la soberanía de los poderes Legislativo y Judicial? ¿Podría explicar con claridad su deseo de convertir a México en un país de delatores? ¿Puede abandonar su sevicia en Rosario Robles? Ahora ya sabemos quién falta el respeto a quién


 100.000 muertos por covid-19 en México: radiografía de un país roto, en El País. com


Impertérrito ante la simulación de un cambio en que ha convertido su gestión desde el poder, el presidente de México sostiene que los gobernadores de la Alianza Federalista le han faltado al respeto. Miente y calumnia cuando la realidad no se adapta a sus deseos. Él tiene un mandato constitucional, un compromiso con el México bueno y sabio. Imposible que cumpla.

     Lo único verídico y constable es que quien ha faltado el respeto a los mexicanos es su presidente. Debiera comportarse con humildad y preguntar a su abogado institucional, Julio Scherer Ibarra, cuántas veces ha dejado de cumplir con su mandato o, de plano, cuántas violó ya algún artículo constitucional.

     Ofreció no mentir, pero durante las mañaneras se saca de la chistera los mismos cuentos chinos que le compran sus fans y difunden sus valedores, para que su aprobación se mantenga en niveles aceptables; También se comprometió a contener y erradicar la corrupción, pero hete aquí que las adquisiciones se hacen de manera directa, los comités de adquisiciones dejaron de funcionar y, a pesar de haber cesado los fideicomisos que dieron sostenimiento a la investigación, milagrosamente la historiadora Beatriz Gutiérrez Müller logra convertirse en investigadora de tiempo completo y con salario nada despreciable.

     Se ha empeñado en acotar el concepto de corrupción a lo pecuniario, porque le resulta conveniente olvidar que los actos de desmedido poder son más perjudiciales que el robo a la hacienda pública y los asaltos en despoblado, pues sus consecuencias son muchas y duran años durante los cuales los beneficiarios medran y siguen el ejemplo de simulación impuesto desde la cabeza.

     Las inundaciones en Tabasco debieran convertirse en una lección a sus prisas y a su concupiscencia por el poder, pero nada lo arredrará, Dos Bocas seguirá adelante como su empeño en hacer volar desde Santa Lucía, sólo para demostrarse a él mismo que los sueños guajiros pueden soñarse, aunque al final se conviertan en pesadillas.

     Lo mismo puede ocurrir con la adquisición de medicamentos y las vacunas a través del organismo ad hoc de la ONU, lo que puede ser un acierto con cuello de botella en la distribución, lo que requiere logística, equipo y real incorruptibilidad, porque el huachicol no ocurre en las refinerías, sino en los ductos y en la entrega por medio de pipas a los gasolineros. Surten más y facturan menos. Esa es la realidad.

     ¿Estará dispuesto a combatir la corrupción propiciada por el dinero negro de los ambulantes de la Ciudad de México, o el procedente de las arcas del narcotráfico, o el que sube desde las oficinas de los delincuentes de cuello blanco, o el de sus familiares y amigos? ¿Estará dispuesto a respetar la soberanía de los poderes Legislativo y Judicial? ¿Podría explicar con claridad su deseo de convertir a México en un país de delatores? ¿Puede abandonar su sevicia en Rosario Robles? Ahora ya sabemos quién falta el respeto a quién.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s