La Costumbre del Poder: El presente es nuestro futuro


 Gregorio Ortega Molina 16 de febrero de 2021 – 00:12 CE

 *Después de dos años hemos de aceptar que el verdadero peligro para México somos nosotros, todos y cada uno de los mexicanos, que alegres nos contagiamos de Covid-19 entre nuestra irremediable irresponsabilidad y la ausencia de Estado




El ritmo de la vida se modificó con el descubrimiento de la rueda, con la llegada del tren de vapor, con el vehículo automotor, con el tren eléctrico, con el avión, para finalmente adquirir una novedosa percepción del discurrir de las horas y los días y los sucesos a través de la comunicación cibernética. El tiempo real todo lo trastoca. Hoy se convierte en ayer en un abrir y cerrar de ojos.

     Si durante el decurso de los siglos XIX y XX no fue habitual que los seres humanos previeran y pensaran su futuro personal y colectivo -salvo las honrosas excepciones de filósofos, científicos, políticos, escritores (obvio, de ambos sexos)-, hoy, con la velocidad que imponen a nuestros días, nuestras horas, nuestros quehaceres y ocios, concebir que vivir el presente es, a todas luces, el enganche de lo que tendremos como futuro si es que se piensa adquirir a plazos, pero si se desea vivirlo de un solo golpe -como el del sastrecillo valiente-, toda decisión asumida, al instante adquiere las diversas tonalidades de las consecuencias que hemos de padecer o disfrutar a partir de ese instante.

     En mi caso no fue sino hasta bien entrado en años que aprendí a prever y anticipar. Supe cuándo detenerme y abandonar la fiesta -todo tipo de festejo, lo mismo el del éxito que de la derrota-, con el propósito de no poner unas consecuencias sobre otras. Nada peor que encimar los plazos vencidos.

     Las prevenciones ante lo imprevisto, ante lo aciago, pueden y deben ser elementales. Me costó entenderlo y sufrí al intentar inculcarlo en mi familia: si fumas, no dejes tu cajetilla sobre la mesa del lugar donde te encuentras, y si no has terminado la copa, cámbiala por una recién servida; si no tienes lo suficiente para pedir una botella con tus amigos, pidan cervezas; si bebieron, no manejen, y sean precavidos en sus relaciones sexuales.

     Lo mismo ocurre en el desarrollo profesional, en la vida social, en la actividad comunitaria. Si se desea llegar a lo más alto, es necesario tener las herramientas que permitan sostenerse en la cúspide, porque si lo logras por lealtad, amiguismo o cohecho, las consecuencias puede que no caigan a tu cuenta, pero sí a la de tus familiares y los subordinados. Nadie respeta los cánones de la vida social. La intromisión a través de las redes sociales, la exhibición de videos “íntimos”, los embarazos adolescentes, la proliferación de las enfermedades sexuales o venéreas, son expresión de la manera en que consideramos a los que viven en nuestro entorno.

     En cuanto a la corresponsabilidad de la vida comunitaria, creo que después de dos años hemos de aceptar que el verdadero peligro para México somos nosotros, todos y cada uno de los mexicanos, que alegres nos contagiamos de Covid-19 entre nuestra irremediable irresponsabilidad y la ausencia de Estado; dejamos de lado la ética y el compromiso y decidimos no organizarnos para exigir la vacuna ya, ahora, a todos y gratuita, pues el mandato constitucional que los que mandan han de cumplir así lo señala. Y todavía hemos de tolerarlo durante cuatro años más.

http://www.almomento.mx ,  http://www.analisisafondo.com ,
http://www.indicepolitico.com ,
www.gregorioortega.blog   @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s