La Costumbre del Poder: Valor de la economía negra II/II

  Gregorio Ortega Molina 18 de marzo de 2021 – 00:12 CE

 *Regresemos a nuestras preguntas iniciales: ¿Quiénes? ¿Cómo, dónde y para qué se sirven de ese dinero negro, porque la intención es lavarlo y amasar fortunas, que no confieren respetabilidad, pero aseguran poder? ¿Puede establecerse un monto? ¿Puede saberse el nombre de los verdaderos capos de este gran negocio de la narcodependencia? Lo dudo



Así como en la vida y el poder hay niveles, en los “arreglos” entre delincuentes y autoridades también hay segmentos, clases, montos y respetos. No es lo mismo tratar con Ovidio Guzmán o Florian Tudor o con el hijín Claudio X. González, que con los pelagatos de los cárteles segundones, o los segundones de los principalísimos de la delincuencia organizada.

     Los de arriba se arreglan con los de arriba. Por ello Bernardo Gómez avisó a quien debió dar la voz de alarma, asegurándole que había ganado y tenía que defenderse. Me pregunto yo de dónde surgió esa idea y dónde las pruebas del ejecutivo de Televisa para asegurar que se habían robado la elección. Y por ello también Emma Coronel decidió establecer acuerdos en Estados Unidos y en México, porque los que mandan en su área de negocio están de aquel lado, allá viven y desde allá mangonean.

     Considero que es imposible establecer el monto exacto del dinero que mueven el narcotráfico y otras vertientes de la delincuencia organizada, como el contrabando de armas, la trata, el tráfico de órganos y los “contratos” legales entre delincuentes de cuello blanco -como lo pueden ser los integrantes de los directorios de los laboratorios químico farmacéuticos, los administradores de las casas bursátiles o los propietarios y/o directivos de esas instituciones bancarias que operan en los paraísos fiscales, o en lugares como Andorra, Luxemburgo y Suiza-, o el fichaje y las apuestas en el deporte, como lo puntualizan en sus novelas sobre fútbol Petros Márkaris y Philipp Kerr. Nada mejor para hacer dinero, que ensuciar lo que debía albear de limpieza fiscal.

     Con los años y lo vivido, descubres que efectivamente hay dos pesos y dos medidas, y si decide no “perseguir” al junior Claudio X. González después de lo denunciado por Ricardo Raphael, pero se continúa con la sevicia judicial en contra de Rosario Robles, o el escarnio contra la judicatura federal porque resulta independiente y no acata la voluntad del señor del gran poder.

     Recomiendo ver el capítulo 15 de la segunda temporada de New Amsterdam en Netflix, donde guionista y productores hacen una valiente denuncia en contra de laboratorios que hacen sus cómplices a los médicos, para convertir en adictos a esos pacientes que no pueden desengancharse de los opiodes “legales” en contra del dolor. El tráfico de “estupefacientes” también transita por los consultorios; se inicia con las muestras gratis y los viajes pagados a las convenciones sobre especialidades. Muchos de los discípulos de Hipócrates transformados en asesinos potenciales. ¿Es verdad? Está como para pensarse. En sociedades enfermas como la de Estados Unidos puede ser posible.

     Regresemos a nuestras preguntas iniciales: ¿Quiénes? ¿Cómo, dónde y para qué se sirven de ese dinero negro, porque la intención es lavarlo y amasar fortunas, que no confieren respetabilidad, pero aseguran poder? ¿Puede establecerse un monto? ¿Puede saberse el nombre de los verdaderos capos de este gran negocio de la narcodependencia? Lo dudo.

http://www.almomento.mx ,  http://www.analisisafondo.com ,
http://www.indicepolitico.com ,
www.gregorioortega.blog   @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s