LA COSTUMBRE DEL PODER: Perú, ¿al fracaso por comunista o por ingenuo?


 Gregorio Ortega Molina 25 de octubre de 2021 -12:00 CE

 *No será mejor presidente del país que se puso en sus manos, por usar ese sombrero mayor que él mismo, por vestir como viste y calzar como calza, o moverse con los pies desnudos. Hay una dignidad, una estela de luz, en el oficio del poder, y le dan vida quienes lo ejercen, o la matan y la entierran




Imposible olvidar el desbordado entusiasmo de Lorenzo Meyer cuando Pedro Castillo se hizo con el poder en Perú, y admonitorio escribió que profetizarían su fracaso por comunista.

     ¿Son, los políticos de izquierda, más inteligentes y capaces, y además propietarios de la verdad? ¿Tuvieron éxito los gobiernos comunistas? ¿Es China comunista? A éstos, como a las dictaduras de derecha, en algún momento se les tuerce el camino y pierden la vocación para la cual se supone se hicieron con el poder y adquirieron la responsabilidad de ser garantes del funcionamiento del Estado y sus instituciones.

     Los gobiernos menos equívocos y más longevos son los demócratas, pero como toda asociación política para gobernar, pronto se dan cuenta de que es imposible resolverlo todo y a todos. Basta con darse un paseo por esos sitios de las ciudades estadounidenses, o francesas, o británicas, españolas, alemas, donde las fuerzas del orden se la piensan para entrar. Uno de los efectos benéficos (sociológicamente hablando) del Covid-19, es que demostró que todos los modelos políticos visten el traje nuevo del emperador.

     Pedro Castillo, el presidente de Perú, no sería la excepción. Pensó, como los que lo respaldan, que la voluntad era suficiente para transformar a esa buena parte de la sociedad peruana que lleva décadas adaptando las leyes a sus necesidades, y nunca ellos al marco legal y constitucional de la nación. Es creencia generalizada y aceptada con entusiasmo, que las leyes son perfectibles, y de ello se agarran quienes mandan, para “perfeccionarlas” de acuerdo a los requerimientos de su grupo y de su ego y deseo de saltar a la historia, como lo hiciera Julio César, o Napoleón, o el tío José, o las señoras Meier o Merkel. Somos los seres humanos los susceptibles de ser corregidos, pero nos negamos a ello.

     Supone, Pedro Castillo, que el hábito hace al monje, y tampoco es verdad. No será mejor presidente del país que se puso en sus manos, por usar ese sombrero mayor que él mismo, por vestir como viste y calzar como calza, o moverse con los pies desnudos. Hay una dignidad, una estela de luz, en el oficio del poder, y le dan vida quienes lo ejercen, o la matan y la entierran.

     El último seis de octubre, el presidente peruano removió a Guido Bellido y otros integrantes de su gabinete, así, rápido, antes de que se les hiciera costumbre moverse en esos despachos donde la percepción de la realidad se trastoca, se enmohece, se vuelve oscura y llega deformada por la voz y los intereses de los cercanos.

     Pedro Castillo, como otros presidentes de naciones de América Latina, debe asumirse como el que manda, como responsable del presente de los peruanos, corresponsable del futuro, y para que lo escuchen debe darse, él mismo, la dignidad y el respeto que merece esa responsabilidad histórica.

===000===

Regresamos a los jueces de consigna -nunca se fueron del todo-, a la administración de justicia por intereses políticos. La información es puntual, tal como puede leerse en las columnas y los editoriales: “Determina que debe continuar en prisión preventiva. Lo anterior, porque prevalece un elevado riesgo de fuga”. Así leía la sentencia del juez a las 7:35 pm del miércoles en el chat del Consejo de la Judicatura Federal.

     El asunto de Rosario Robles no está juzgado ni ha recibido sentencia, salvo por los medios de información, y dado el supuesto delito cometido, puede y debe ser juzgada fuera de la prisión preventiva. Muy bien pueden colocarle el brazalete electrónico, pero lo que se pretende es humillarla y, de paso, amedrentar a las supuestos o figurados enemigos de este gobierno.

     En este caso, el único fugado de la realidad se llama Andrés Manuel. Sí es venganza política.

===000===

No los abandona la propuesta ideológica de José Millán Astray: ¡Muera la inteligencia! ¡Viva la muerte! A los mexicanos no les quiere caer el veinte de que la destrucción del saber es la parte medular de la 4T.

     Para bien y para mal, el México de los civiles, del PRI y del cambio de proyecto de nación, está estructurado en la propuesta e inteligencia de los egresados de la UNAM. Denostarla es abrir la puerta al caos y dar el banderazo de salida a una cruenta lucha de clases.

     ¡AGARRENSE!

http://www.almomento.mx ,  http://www.analisisafondo.com ,
http://www.indicepolitico.com ,
www.gregorioortega.blog   @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s