La Costumbre del Poder: UNAM, baluarte de la libertad como idea, como derecho constitucional, como oficio de vida


 Gregorio Ortega Molina 15 de noviembre de 2021 -00:12 CE


*Traicionan a México y su historia desde el poder. Es necesario abrir los ojos, porque el oficio de vivir no lo ofrece la 4T. Nos despoja de buena parte de las libertades constitucionales




El temor se hace presente entre los mexicanos de razón. Andrés Manuel decidió desembozarse y mostrar su verdadero rostro, esa derechización en la que lo único que le hace falta es convocar a una “noche de cristales rotos”, primero, y después a una “quema de libros”, en la que la cabeza será el ponderado Paco Ignacio Taibo II. Advirtió ya: “los vamos a chingar!!!”.

     No aclara motivo ni razón, es la fuerza de la rabia contenida, de la frustración. Olvidan, su santo patrono de Palacio Nacional y él mismo, que el “oficio de vivir” pasa por las aulas donde la libertad y el deseo de aprender lo mismo producen un Genaro Vázquez Rojas o Lucio Cabañas, que un Gerardo Fernández Noroña, que un Antonio Attolini, o una Ifigenia Martínez que un Pablo González Casanova.

     El artículo tercero constitucional es preciso. ¿Qué sería de esta nación sin las brigadas culturales de José Vasconcelos, sin la edición masiva de los clásicos libros verdes, hoy tan cotizados por los bibliófilos? Belascoarán Shayne está imposibilitado de darnos a los mexicanos lo que es preciso para ser libres.

     Un amigo y lector me hace llegar el texto de Miguel Herrera López, que comparto porque es necesario ofrecernos un momento de reflexión, para exigir nuestra libertad y reclamar el cese del mangoneo y la humillación desde el poder, desde la ignorancia del poder.

     “Hace 470 años, el 21 de septiembre de 1551, se firmó en Toro, Zamora, España, la Cédula Real que creaba la Universidad de México, a la cual, pocos años después se le concedían los mismos privilegios y facultades que a la Universidad de Salamanca, la más importante de España y, en esa época, la mejor de Europa. No fue un hecho menor, fue reconocer que la Nueva España tenía un potencial cultural y económico de proporciones mayores. La Real y Pontificia Universidad de México fue, durante tres siglos, la fuente de las humanidades clásicas y de las ciencias que tanto lustre dieron a esta nación.

     “La guerra de Independencia y las calamidades políticas de los primeros años de ese acontecimiento, dieron al traste con aquella gran institución, cerrada por el encono de los liberales en 1833 y en México, capital del país, dejó de haber Universidad. Como bien se sabe, fue en 1910, cuando el Presidente Porfirio Díaz inauguró la Universidad Nacional de México, a iniciativa de su ministro de Instrucción Pública Justo Sierra.

     “En 1920 y 1921, el Rector José Vasconcelos ubicó, a la Universidad Nacional, como el centro y fuente del más grande proyecto educativo de México y quizás de Latinoamérica. El 27 de abril de 1921, el Consejo de Educación aprobó el nuevo escudo y lema de la Máxima Casa de Estudios, y Vasconcelos dejó esta insuperable explicación sobre su significado: …se resuelve que el Escudo de la Universidad Nacional consistirá en un mapa de la América Latina con la leyenda: “POR MI RAZA HABLARÁ EL ESPÍRITU; indica este lema la convicción de que la raza nuestra elaborará una cultura de tendencias nuevas, de esencia espiritual y libérrima”.   
     
     “Estas frases son difíciles de entender para quien predica de manera cotidiana, cada mañana, furia incontenible, encono y odio; resentimiento e inferioridad evidente, ante un mundo que avanza y ante una institución de grandeza intelectual, científica, cultural y humanística como lo es la Universidad Nacional Autónoma de México, blanco de sus ataques los días 21 y 22 de octubre de 2021.

     “Desde el poder se ofendió a la Universidad y se ofendió -con frases deshilvanas y mala pronunciación- a una comunidad que ha dado sus mejores frutos por el bien de México. Tal vez, por catorce años cursando con tropiezos un mediocre desempeño, subsista un rencor por una pobre asimilación de las enseñanzas. Pero también hay dos prejuicios: uno, España y los españoles: Carlos V creó nuestra Real Universidad. Dos, Porfirio Díaz, objeto de odio presidencial, creó la Universidad Nacional.

     “Lo dicho en el Palacio de los Virreyes bien hace recordar aquel incidente del 12 de octubre de 1936 en el paraninfo de la Universidad de Salamanca, cuando el general falangista José Millán-Astray soltó sus macabras frases: “¡Muera la inteligencia!” y “¡Viva la muerte!”, ante lo cual el Rector insigne, Don Miguel de Unamuno, le reviró: Venceréis, pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta, pero no convenceréis porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta en esta lucha: razón y derecho.

      “Estas mismas saetas del intelecto deben tener como blanco la intolerancia y la intransigencia que se emitió contra la UNAM, en uno de los desplantes de poder más equivocados que pudiera surgir de alguien que aspira a ser todo, menos estadista.

     “Quienes pertenecemos a la comunidad universitaria, debemos mantener nuestro apoyo e incondicional solidaridad con la magna institución que no ha sido parte de ninguna conspiración “neoliberal” ni toma partido contra las instituciones democráticas. Por el contrario, la libertad de cátedra, la libertad de pensamiento, la formación académica de excelencia, son los pilares que soportan la vigencia del Estado de Derecho en un México hoy agredido desde el poder. ¡La Universidad Nacional Autónoma de México no será parte de ideologías retrógradas!”

     Innecesario añadir otra consideración, salvo el aviso, la notificación de que traicionan a México y su historia desde el poder. Es necesario abrir los ojos, porque el oficio de vivir no lo ofrece la 4T. Nos despoja de buena parte de las libertades constitucionales.

http://www.almomento.mx ,  http://www.analisisafondo.com ,
http://www.indicepolitico.com ,
www.gregorioortega.blog   @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s