LA COSTUMBRE DEL PODER: 2024, la madre de todas las elecciones

  Gregorio Ortega Molina 24 de junio de 2022 -00:12 CE
 
*Y ¿qué con el hombre o la mujer que ha de vencer a AMLO? Que no piensen en los tradicionales políticos de partido. Vaclav Havel fue un intelectual; Dilma Rousseff fue guerrillera; Ronald Reagan fue actor, como lo era el actual presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski
 

No es ocioso insistir en que nuestro destino está comprometido y sujeto al desarrollo y resultado de la próxima sucesión presidencial. Para entenderlo, iniciamos con una pregunta cuya respuesta es sabida: ¿aguantaría AMLO que desde la oposición le espetaran, a voz en cuello, ¡Ya cállate chachalaca!?

     Quien quiera sea la candidata o candidato de la oposición, debe comprender, desde ahora, que no competirá contra cualesquiera de las corcholatas o un “corcho tapado”, sino en contra de Andrés Manuel López Obrador y todo el peso de su poder, de su sueño, sumados a la infraestructura del Estado.

     No nos confundamos, dista mucho de ser manejada como una elección de Estado. Se trata de que quien hoy mangonea desde la cúpula va a participar y va a imponer a un sucesor; no, impondrá a su hija o hijo, porque hereda el gobierno como si fuese de su propiedad.

     Imposible establecer analogías o buscar paradigmas que puedan guiarnos en el análisis de lo que se avecina. No podrá preverse el inicio, su desarrollo y el final. Como oportunamente señaló Ricardo Raphael: usualmente las corcholatas van al cesto de basura.

     Me pregunto si el presidente de México se ha preparado lo suficiente como para evitar que su proyecto sean ensombrecido por un Daniel Aguilar Treviño o un Mario Aburto. ¿Estará dispuesto a asumir la responsabilidad legal, constitucional, política y personal, para que la vida de los candidatos esté permanentemente protegida por su aura de poder y porque en que lleguen vivos le va su lugar en la historia? ¿Elegirá los abrazos y seguirá tolerando los balazos, siempre y cuando no sean en su contra?

     Como lo ha mostrado López Obrador en su proceder y sus dichos, no es hombre de respetar la ley y obedecer el mandato constitucional, si en ello le va su futuro en el Olimpo de los estadistas, que él cree tener asegurado. No tolerará que le salgan conque la ley, es la ley.

     Encima del cúmulo de irregularidades electorales sobre el cual se montará la sucesión presidencial, aparece la mayor carencia y la más difícil de subsanar: el proyecto. No existe y no visualizo a un grupo de académicos e intelectuales, ajenos a los que tradicionalmente se han comprometido, sin dejar atrás cola que les pisen.

     Y ¿qué con el hombre o la mujer que ha de vencer a AMLO? Que no piensen en los tradicionales políticos de partido. Vaclav Havel fue un intelectual; Dilma Rousseff fue guerrillera; Ronald Reagan fue actor, como lo era el actual presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski.

===000===

Se niegan a ver analogías, nexos, consecuencias de los asesinatos de los sacerdotes jesuitas Javier Campos y Joaquín Mora, con los ocurridos en El Salvador. Allá ejecutaron al jesuita salvadoreño Rutilio Grande y al franciscano nacido en Italia, Cosme Spessotto. Marcó el preludio de la guerra civil salvadoreña (1980-1992).


http://www.almomento.mxhttp://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog   @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s