LA COSTUMBRE DEL PODER: Trump odia a Obama

 Gregorio Ortega Molina  10 de agosto de 2017 – 00:12 CET



 
*Destruir el obamacare para Trump es una necesidad que trasciende el costo económico, tampoco considera su dimensión social. Es preciso hacerlo, piensa él, supongo, porque es la propuesta de un <<negro>> (con perdón de los que gustan de la propiedad en el lenguaje), y en el mundo en el que Donald Trump vive, eso no es permisible
 
Donald Trump despachando en el salón oval es la consecuencia directa de un comportamiento, de una manifestación ideológica de la élite que festejó el ascenso de Adolfo Hitler al poder; de ninguna manera debe considerarse un suceso inesperado. A un líder afroamericano (no escribí negro, para ser políticamente correcto) debió corresponder, en la sucesión, un redneck lépero e inculto. Es la venganza de los bárbaros.
Leo en El País un texto que describe y analiza Manifiesto redneck, lo que me obliga a pensar con detenimiento en las fundadas o infundadas razones del descontento de esa “basura blanca”, siempre dejada al último, como ese Lázaro bíblico que se alimentaba de las sobras mientras los ricos continúan en la fiesta, banqueteando y dilapidando una riqueza que sólo son capaces de administrar, porque desconocen el significado del trabajo, del sudor en la frente.
     Dice el texto del periódico español: “Manifiesto redneck es una denuncia del brutal clasismo que padece la clase trabajadora blanca estadounidense. En un clima ideológico dominado por la tolerancia postmoderna y el multiculturalismo, los blancos pobres de origen rural constituyen el último colectivo al que resulta aceptable estigmatizar. El desprecio hacia la <<basura blanca>> es el elitismo estéril de quien no se puede permitir otras formas de discriminación, y se ha hecho ubicuo en la prensa y la cultura popular. En ese sentido, Manifiesto redneck constituye un anticipo evidente de Chavs, el ensayo de Owen Jones, y otros análisis recientes del clasismo contemporáneo. La diferencia es, de un lado, que Jim Goad (autor del texto citado) escribe en primera persona, reivindica su origen redneck y, del otro, que el trato dedicado a los jóvenes de clase trabajadora en Inglaterra es un modelo de integración y delicadeza, comparado con el odio estadounidense a los blancos pobres. Los chavs son caricaturizados como personas vagas, violentas y lujuriosas, los rednecks son literalmente personajes de películas de terror”.
     En ese grupito está metido Luis Videgaray Caso, orondo y con la pretensión de servirse de ellos -es imposible determinar si con fines personales o en bien de México-, cuando lo verificable a corto y mediano plazo, será que los Trump y su yerno se sirvieron del secretario de Relaciones Exteriores de México.
Destruir el obamacare para Trump es una necesidad que trasciende el costo económico, tampoco considera su dimensión social. Es preciso hacerlo, piensa él, supongo, porque es la propuesta de un <<negro>> (con perdón de los que gustan de la propiedad en el lenguaje), y en el mundo en el que Donald Trump vive, eso no es permisible.
Si te INQUIETA, compártelo
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Armados y furiosos

 Gregorio Ortega Molina  9 de agosto de 2017 – 00:12 CET


 
*Acá, ¿quién puede negarlo?, estamos inmersos en una guerra civil, que se ve atizada y favorecida por los índices de pobreza alimentaria y pobreza extrema, lo que facilita a los barones de la droga aumentar el número de sus “soldados”
La integración del sistema penal mexicano al de Estados Unidos va; a trompicones y a jalones, pero va. Los resultados son imprevisibles, porque se empeñan en unir dos culturas diferentes, dos mundos distintos, dos idiosincrasias divergentes.
Allá, la Asociación Nacional del Rifle tiene cabilderos en el Congreso, es una organización poderosa, e impone criterios, sin importar las muertes que la portación de armas casi sin restricciones conlleva.
Acá, ¿quién puede negarlo?, estamos inmersos en una guerra civil, que se ve atizada y favorecida por los índices de pobreza alimentaria y pobreza extrema, lo que facilita a los barones de la droga aumentar el número de sus “soldados”, a los que convierte en halcones, sicarios o guardias armados de sus casas de seguridad. La violencia es incontenible en toda la república, a toda hora, y sin respeto a la autoridad.
     Debido a la inseguridad en el país, tres entidades federativas reformaron sus códigos penales, y en otras siete se analizan cambios para que los ciudadanos puedan ser amparados por ley en caso de lesionar o matar bajo la figura de legítima defensa.
El primero en regularla fue Nuevo León. El Código penal establecía que cualquiera que “rechazara” o “dañara” al agresor que allanara su casa -por ejemplo, un ladrón-, no incurría en ningún delito. A finales de mayo, el Congreso local aprobó añadir dos nuevos supuestos, “lesionar” y “privar de la vida”. El código detalla ahora que cualquiera que dañe, lesione, o incluso mate a un asaltante, es inocente.
Le siguió Baja California Sur. El 21 de junio los diputados realizaron modificaciones legales para que los ciudadanos no sean encarcelados en caso de recurrir al exceso de fuerza en defensa de su vida, su patrimonio o su familia. En la iniciativa se argumenta que es necesario darle al ciudadano más seguridad en la forma en que será tratado en caso de ocasionar daños al repeler un ataque.
    En Guanajuato, donde la vida no vale nada (José Alfredo Jiménez dixit), los diputados locales aprobaron, el  29 de junio último, las modificaciones a su Código Penal, para que el habitante de una propiedad no sea castigado por las lesiones y la muerte que llegase a causar a quien allane su casa.
He sido víctima de robo a mano armada. Llevé las de perder con GNP seguros por el despojo de mi vehículo, porque el argumento del director jurídico de la empresa fue que lo entregué voluntariamente, porque fui víctima de extorsión; es decir, debí esperar a que me dispararan para entregarlo. Debido a la solidaridad de mis amigos periodistas pagaron el monto señalado en el libro azul, diez meses después de ocurrido el robo.
Hoy, la situación está peor, las armas disponibles en todas partes, y la legítima defensa que quita el seguro al gatillo, para que los rápidos y furiosos mexicanos puedan compararse a los discípulos de Charlton Heston. Que la Virgen de Guadalupe nos ampare.
Si te INQUIETA, compártelo
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Narco y humillación

 Gregorio Ortega Molina  8 de agosto de 2017 – 00:12 CET




 
*Dicen, los que saben, que la humillación puede tolerarse con millones de dólares en las cuentas del agraviado, pero en pobreza o indigencia, nones
 
No le den vueltas. Combatir el narcotráfico es fuente de poder armado y político, porque se interviene en la regulación del mercado, en el destino del dinero negro que produce y en el control de los sicarios; más eficientes para aniquilar a los enemigos que los soldados privados proveídos por Blackwater.
Nuevamente Esteban Volkow me hace llegar un comunicado de ALAI, en el que se informa que, para afianzar el poder de las corporaciones financieras y comerciales, los gobiernos de América Latina dan su anuencia a otra modalidad del Plan Cóndor; el enfoque es mediático-judicial, para facilitar el dominio corporativo.
La alerta de ALAI indica: “Las organizaciones de comunicación y colectivos sociales nucleados en el Foro de Comunicación para la Integración de NuestrAmérica, alertamos a los pueblos de la región sobre la estrategia concertada que llevan adelante grupos de poder económico, conglomerados mediáticos monopólicos y una facción del poder judicial, con el objetivo de proscribir liderazgos populares en futuras elecciones.
     “Apunta al desprestigio final de la política como canal de transformación social, promoviendo la desestructuración de la organización popular y replicando las tesis neoliberales del consenso de Washington, según las cuales el Estado es un actor inconveniente para el desarrollo de la economía y de la vida pública”.
Medito en la veracidad de la información ofertada por ALAI, en la intencionalidad del lenguaje usado en las notas, y en la posibilidad de que un retoño de la original Operación Cóndor adquiera fuerza para alinear a los gobiernos renuentes con la estrategia de seguridad regional diseñada en Estados Unidos, con el propósito de fortalecer el resurgimiento de esa nación en el control comercial del mundo.
¿Será que los asesinatos y/o desapariciones de líderes de movimientos populares y periodistas independientes son orquestados de manera regional en Colombia, Argentina, México, Honduras, Paraguay, Brasil, con el propósito de un alineamiento acrítico y dócil? ¿Y la fallida reforma constitucional penal cuyo sentido puede ser el descrito arriba?
    Me queda la impresión que de pronto lo que fue durante 500 años el Nuevo Mundo se convirtió -ideológicamente- en el viejo, donde el conservadurismo tradicional se confunde con un inexplicable deseo del regreso al zarismo, estalinismo y otros cesarismos.
Pienso en la lección a nosotros dejada por Elena Garro en Los recuerdos del porvenir. Es actual, porque lo que hoy hacen los gobiernos para el control de la energía sobrante en la población, y para favorecer el desmantelamiento de toda idea relacionada con soberanía, independencia, patria, sentido de pertenencia y dignidad, es el peor de los futuros posibles. Dicen, los que saben, que la humillación puede tolerarse con millones de dólares en las cuentas de los agraviados, pero en pobreza o indigencia, nones.
Si te INQUIETA, compártelo
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: ¿Dónde duermen los que mandan?

 Gregorio Ortega Molina  7 de agosto de 2017 – 00:12 CET




 
*Cada día se fortalece en mí la idea de que lo que hoy sucede en México, no fue diseñado en Los Pinos ni por los asesores del gobierno constitucional, quienes únicamente supervisan, y mal, que las políticas públicas impuestas no violenten el orden legal, pero sucede totalmente lo contrario
La escena más sugerente de la versión de Cara Cortada interpretada por Al Pacino, ocurre durante su visita a Bolivia, donde él cree entrevistarse con el capo de tutti capi, quien lo regresa a Miami con la seguridad de su apoyo, para inmediatamente después establecer comunicación con el que verdaderamente manda. Le responden en Estados Unidos; la voz que lo instruye se desprende desde el uniforme de un general de las FFAA estadounidenses.
Este recuerdo traquetea en mi magín desde el momento en que leí la nota periodística que me hiciera llegar Esteban Volkow. Es de ALAI, está firmada por Homar Garcés.
Escribe el señor Garcés: “En la actualidad no sorprende a nadie que se cometan desmanes a diario contra poblaciones enteras indefensas, convertidas en blancos y escenarios de conflictos bélicos, generalmente azuzados por las potencias occidentales, con Estados Unidos a la cabeza, sin visualizarse una solución definitiva.
“Todo esto representa una nueva metodología para la dominación. Aunque suene inverosímil. No se puede ignorar la utilización de nuevos y mejorados engranajes de control de la vida de poblaciones enteras; muchas veces sin que éstas se den por enteradas. La evolución de la política a una economía-política (basada, sobre todo, en los postulados de la economía neoliberal) impulsa, puesto que le es necesaria, la homogenización de los diversos grupos sociales, al margen de sus características étnicas, antropológicas, culturales y/o religiosas; lo que explicaría, en parte, las expresiones xenófobas y racistas que han aflorado con fuerza en Europa y Estados Unidos durante las dos últimas décadas…”.
Me he referido a lo anterior como reingeniería social. El señor Garcés amplía el concepto: “Es un proceso de disciplinamiento que recurre a todo tipo de recursos jurídico-legales, religiosos, propagandísticos, mediáticos, ideológicos y sicológicos que terminen por moldear a cada individuo a la medida de los requerimientos del nuevo poder corporativo económico-político…
“… lo que se pretende es que las personas sean y actúen como masa, lográndose su encauzamiento colectivo, de manera que respondan más dócil y resignadamente a los designios de aquellos que los gobiernan. El actual predominio de los dispositivos de seguridad contribuye con este propósito, justificado por el temor a convertirse eventualmente en víctimas de terroristas (narcotraficantes y/o policías sin control constitucional) que, como se ha demostrado desde hace tiempo, son estimulados, respaldados, entrenados, financiados y armados por los gobiernos de Estados Unidos y Europa occidental. Todo en nombre de la libertad y la democracia”.
Cada día se fortalece en mí la idea de que lo que hoy sucede en México, no fue diseñado en Los Pinos ni por los asesores del gobierno constitucional, quienes únicamente supervisan, y mal, que las políticas públicas impuestas no violenten el orden legal, pero sucede totalmente lo contrario. Todo lo que fue esta nación, su República, su Patria, lo destruyeron desde un lugar desconocido para el común de los mortales, porque nadie sabe dónde duermen los que mandan, y ni siquiera estamos enterados si responden al teléfono una llamada presidencial.
Llamada de auxilio a la SEP: En la calle de José María de Teresa 107, esquina con Avenida del Parque, en la colonia Campestre, San Ángel, o Tlacopac, San Ángel, está ubicada la estancia infantil Profesora Elsa Castro Ulloa, convertida en un foco de infección, por el cúmulo de basura y el abandono físico.
A dos semanas de vacaciones, los botes de basura colocados al lado izquierdo de la entrada continúan llenos, la tierra y hojas muertas que dejan las lluvias crean un ambiente sórdido, con lodo, con suciedad.
¿Podrán las autoridades poner remedio? Los vecinos lo dudan, llevan años solicitándolo, tanto como el señor Aurelio Nuño Mayer soñando con ser presidente de México. ¿Qué ocurrirá primero?
Si te INQUIETA, compártelo
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Decadencia política V/V

 Gregorio Ortega Molina  4 de agosto de 2017 – 00:12 CET




 
*En el modelo de integración a América del Norte que se contempla, debe impedirse ese racismo que todo lo destruye, también el muro; así es que pregunto a los lectores, ¿vamos a la restauración de la patria, o corremos a la decadencia?
 
Sujetarnos a la definición que de decadencia dan los diccionarios equivaldría a limitar, en su entendimiento, la dimensión de lo que sucede en México y lo convierte en una nación decadente, sin valores éticos, morales y cívicos ni cualesquier otro parámetro que frenen la disolución del Estado, la disolvencia de la idea de patria, del sentido de pertenencia, del ser del mexicano.
     Lo que vivimos dejó de ser drama para alcanzar el tamaño de una verdadera tragedia. Mientras el país se precipita, los líderes, los dirigentes dan la espalda a la historia, se niegan a leer en los sucesos que indican una irreversible decadencia del modelito de gobierno.
Medito en la cadena de sucesos iniciados al momento de anunciarse la venta de garaje de los activos del Estado, junto con el gobierno de la renovación moral. ¡Vaya que lo trastocaron todo en ese aspecto! Hoy la corrupción es denostada, pero casi todos querrían participar de ella, porque hay impunidad garantizada.
Repaso los acontecimientos; de inmediato recuerdo un episodio narrado por Heródoto en Los nueve libros de la historia, en el que Ciro coloca a su lado a Creso, una vez que ha conquistado Lidia.
      Creso, entregado a la meditación, guardaba silencio; luego se volvió, y viendo que los persas estaban saqueando la ciudad de los lidios, dijo: <<Rey, ¿he de decir ahora lo que siento o he de callar?>> Ciro lo invitó a que dijese con confianza cuanto quisiera y entonces Creso preguntó: << ¿En qué se ocupa con tanta diligencia toda esa muchedumbre de gente?>> Ciro respondió: <<Está saqueando tu ciudad y repartiéndose tus riquezas>>. Creso replicó: <<No saquean mi ciudad ni mis tesoros, ya nada tengo que ver en ello. Tuyo es lo que sacan y llevan>>.
Efectivamente nada tenemos que ver con esa idea del patrimonio nacional conceptuada como fruto de la Revolución. El petróleo es hoy un commoditie, pero también lo son -en el ámbito de la retórica política- la soberanía y ese tonto orgullo de pertenecer a una nación independiente.
Lo cierto es que nada es -en materia de administración pública, de valores y respeto a la legalidad, en la manera de ejercer el Poder Ejecutivo- como fue, de allí que, con certidumbre, José López Portillo se autoproclamara el último presidente de la Revolución. Sanseacabó, a otra cosa mariposa, pero ¿no deberíamos estar mejor? O pensar así, ¿es populismo?
El saqueo ha sido metódico, y la entrega de lo que fue México, implacable. La historia tiene variados ejemplos de cómo se involuciona, hasta llegar a la decadencia.
     Mary Renault escribió la biografía de Alejandro de Macedonia en tres tomos. En el titulado Fuego del Paraíso, nos cuenta:
Era preciso curar a Grecia para que dirigiera al mundo… Las dos últimas generaciones habían visto como cada forma de gobierno se convertía en su propia perversión: la aristocracia devino oligarquía; la democracia, demagogia… En progresión matemática, de acuerdo con el número de individuos que compartían el mal, se incrementaba el peso muerto en contra de las reformas. Últimamente se había demostrado que era imposible sustituir una tiranía; cambiar una oligarquía que se distinguiese por su poder y su crueldad era destructivo para el alma; para sustituir la demagogia era preciso convertirse en demagogo y destruir la propia mente. Sin embargo, para reformar una monarquía sólo se necesitaba educar a un hombre (y enseñarle inglés).
Alejandro se esforzó para que so colonialismo no fuese vasallaje. Casó a sus soldados con mujeres de los países que conquistaba. En el modelo de integración a América del Norte que se contempla, debe prohibirse ese racismo que todo lo destruye, también el muro, así es que pregunto a los lectores, ¿vamos a la restauración de la patria, o corremos a la decadencia?
Si te INQUIETA, compártelo
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Decadencia política IV/V

 Gregorio Ortega Molina  3 de agosto de 2017 – 00:12 CET




 
*Allá, debido a la usurpación del poder para elevar un dictador, hay muertos en las calles; acá, gracias a la democracia incapaz de silenciar la violencia y poner orden, trufaron el territorio nacional de fosas clandestinas. Hablan, en Relaciones Exteriores y en muchos círculos políticos, de la soga en casa del ahorcado
Administradores públicos, representantes populares, comerciantes y banqueros o capitanes de la industria escudan sus trapacerías en un supuesto bien mayor, de tal modo que aunque sus actos en lo oscurito no signifiquen intercambio pecuniario de inmediato, al entrar en juego el futuro de la nación y los principios constitucionales y legales supuestamente inmarcesibles, la corrupción adquiere dimensiones inimaginables.
Claudia Ruiz Massieu, que nada sabe de esos principios inatacables e intocables, despreció verbalmente la política diplomática de la no intervención; su sucesor, simplemente dejó de observarla e hizo que él junto con su presidente -también de los mexicanos- incurrieran en flagrante violación a la fracción X del artículo 89 constitucional, que determina las facultades y mandato del presidente de México en funciones.
     
Es un suceso mayor e indicativo de los niveles de decadencia del modelo político, pues del proyecto de nación emanado de la Revolución ya ni hablar, simplemente desapareció sepultado por la codicia y el servilismo al servicio del Salón Oval.
Trajano, cuya vida y milagros el presidente EPN presumió de conocer, fue un globo de oxígeno para Roma y un resurgimiento de los valores éticos y morales del Imperio, en tanto su sobrino se daba el tiempo de traicionarlo. El gobierno de Adriano no fue menor.
Valores éticos, morales y cívicos, entonces. El maestro Enrique Sánchez Bringas, en su libro sobre derecho constitucional, al referirse a las facultadas del presidente, y concretamente a lo especificado en la fracción X del artículo 89, anotó:
“La jefatura de Estado le permite al presidente regir la política exterior del país, sujetándose siempre a los siguientes principios normativos:
La autodeterminación de los pueblos. Este postulado se traduce en la tradicional idea de soberanía. Significa que el presidente debe defender la autodeterminación de cada Estado nacional, oponiéndose a cualquier acción que atente contra ese principio…
La no intervención. Por virtud de este principio, el presidente debe oponerse a las tendencias de algunos estados destinadas a dominar a otros, afectando la autodeterminación de los pueblos… baste recordar los casos de Granada y Panamá, durante la década de los ochenta…”.
Quienes se escudan en el bien mayor para justificar sus violaciones graves a la norma constitucional, argumentan que el concepto de soberanía es obsoleto, y que los valores que dieron aliento y vigencia al proyecto de México como nación independiente, perdieron vigencia. Nada más falso.
De querer ampliar sobre el tema sugiero a don Luis Videgaray Caso que obtenga del Archivo Histórico Diplomático Mexicano la obra de Genaro Estrada, Diplomacia en acción, donde se abunda en las razones de la no intervención, y se descubren los motivos por los cuales Dwigth W. Morrow, puso todo su empeño para que el secretario de Relaciones Exteriores de México abandonara el cargo, porque le resultaba incómodo para las pretensiones estadounidenses, precisamente por la Doctrina Estrada. Hoy, se pliegan.
Como lo muestra el alineamiento con las sanciones de Estados Unidos a Venezuela, e incluso determinar sumarse a la aplicación de esos castigos que excluyen de la comunidad, porque disgusta su gobierno.
Allá, debido a la usurpación del poder para elevar un dictador, hay muertos en las calles; acá, gracias a la democracia incapaz de silenciar la violencia y poner orden, trufaron el territorio nacional de fosas clandestinas. Hablan, en Relaciones Exteriores y en muchos círculos políticos, de la soga en casa del ahorcado.
Si te INQUIETA, compártelo
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Decadencia política III/V

 Gregorio Ortega Molina  2 de agosto de 2017 – 00:12 CET



 
*Banco de México estima que la corrupción consume el 14% del ingreso de cada hogar mexicano. Y me pregunto, si en uno de salario mínimo equivale a un promedio de 500 pesos, ¿cuánto le cuesta la corrupción a Carlos Slim, Humberto Moreira, Emilio Azcárraga Jean, Ricardo Benjamín Salinas Pliego, Raúl Salinas de Gortari? Imagino que son cifras de espanto
 
¿Es la corrupción un fenómeno cultural? Tal como se ha extendido en México, reúne los parámetros considerados por T. S. Elliot en Notas para la definición de la cultura, porque si hay quienes la asumen como un mal necesario para que la administración pública en todas sus áreas funcione, sucede lo mismo para que muchos intercambios entre particulares produzcan; otros saben que existe y la padecen pero no la denuncian, y muchos más se zambullen en ella para vivir.
Su práctica en todos los ámbitos y niveles fue la llave que abrió las puertas a la decadencia del Imperio Romano, a su ocupación por los bárbaros.
Debiera preocuparnos y motivarnos a actuar para corregir, el resultado del Informe sobre el Clima de Negocios en el Mundo, donde el Departamento de Estado estadounidense subraya que México es uno de los países más corruptos del mundo, como lo fue durante 2015 y 2016. Todo indica que esta golondrina aquí sí hizo verano.
En los ámbitos de las finanzas y el comercio internacional, tienen la percepción de que en este país es cotidiano el pago de sobornos a funcionarios del Gobierno, la falsificación de facturas y otros fraudes. Creen, a pies juntillas, que fondos públicos son frecuentemente desviados a compañías privadas y a personas físicas, debido a la corrupción; están seguros de que el favoritismo está extendido entre funcionarios gubernamentales dedicados a adquisiciones. Léase licitaciones trucadas u otorgadas directamente.
El Informe mencionado señala textualmente: “A pesar de que la corrupción del sector público y privado se puede encontrar en muchos países, la colaboración de actores gubernamentales con organizaciones criminales (a menudo derivados de intimidación o amenazas) presenta serios retos para el Estado de Derecho en México”.
El Departamento de Estado enfatizó que la respuesta del gobierno del PRI para combatir la corrupción, es “lenta e ineficaz”.
En cuanto a lo que se dice en el INEGI de este fenómeno político y social, el Instituto estimó que durante 2016 el costo de los actos de la corrupción en el sector privado fue de mil 600 millones de pesos, mientras que un 82.2 por ciento consideraron que dichos actos son frecuentes entre los funcionarios.
Por su parte el Banco de México estima que la corrupción consume el 14% del ingreso de cada hogar mexicano. Y me pregunto, si en uno de salario mínimo equivale a un promedio de 500 pesos, ¿cuánto le cuesta la corrupción a Carlos Slim, Humberto Moreira, Emilio Azcárraga Jean, Ricardo Benjamín Salinas Pliego (¿recordará lo que le esquilmó José Ramón Fernández?), Raúl Salinas de Gortari? Imagino que son cifras de espanto.
Si te INQUIETA, compártelo
Posted in Uncategorized | Leave a comment