LA COSTUMBRE DEL PODER: Mentir para gobernar

 Gregorio Ortega Molina 25 de marzo de 2020 – 00:12 CE

Para combatir la mentira se requiere la participación de la sociedad en las decisiones políticas y, de alguna manera, hacer sentir a los administradores públicos que su salario depende de la recaudación fiscal

Mentir para gobernar

 

Los políticos que tienen poder, crean su propia percepción de la realidad, quizá de manera justificada, porque no todos los aspirantes lo logran, y al sentarse en la silla del águila creen que ellos sí saben qué y cómo hacerlo.

Muchos, en lugar de prevenir no se detienen sino hasta darse de frente con la evidencia científica, y ésta, en el caso de las enfermedades que adquieren la dimensión de pandemia, son los cadáveres. El mandato constitucional ordena de manera distinta.

La otra vertiente, es la mentira. Recurren a ella porque saben, en su fuero interno, que no tienen los pelos de la burra en la mano, y la realidad puede alcanzarlos para mostrarlos como auténticos y únicos usuarios del traje nuevo del emperador. Sienten que, de no mentir, el poder se convierte en agua entre sus manos. Así se dan valor para hacer lo que los estadistas deben realizar para conservar la paz.

Lo anterior viene a cuento por la carta pública de renuncia de José de Jesús Orozco. ¿Quién es y por qué resulta importante conocer el hecho? La nota de Excélsior es clara:

“Rosario Piedra Ibarra ha incurrido en mentiras, omisiones, ilegalidades, autoritarismo y hasta en la violación de derechos humanos en el interior de la CNDH que preside desde noviembre del 2019, explica detalladamente José de Jesús Orozco, en la carta entregada al Senado, donde renuncia a su cargo como integrante del Consejo Consultivo de esa Comisión.

“Integrante de la Junta de Gobierno de la UNAM y expresidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), José de Jesús Orozco es el séptimo integrante del Consejo Consultivo que renuncia, por lo que ese organismo tiene ahora sólo tres de los 10 miembro que debe tener por ley.

“En la carta, cuya copia posee Excélsior, revela que Piedra Ibarra hizo público un “extrañamiento” al defensor Michael Chamberlin, como miembro del Consejo Consultivo, sin tener facultades legales para ello y sin darle previo derecho de audiencia y defensa, en franca violación a sus derechos humanos.

“Revela que el Consejo Consultivo no aprobó ni la forma ni la elección de John Ackerman y Sara Lovera como integrantes del Comité Técnico de selección de los candidatos a consejeros del INE, con lo cual evidencia que Rosario Piedra mintió”.

Omitir detalles de lo que realmente sucede, o de plano tergiversar los hechos reales para proteger un proyecto político, encubrir a un amigo, o llenarse las manos de dinero mal habido, no es característico de los políticos locales, ocurre en todas las naciones, de una u otra manera, y también se encubren entre ellos.

Para combatir la mentira se requiere la participación de la sociedad en las decisiones políticas y, de alguna manera, hacer sentir a los administradores públicos que su salario depende de la recaudación fiscal, de los impuestos que entregan para ello los causantes cautivos.

http://www.almomento.mx,
http://www.analisisafondo.comhttp://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: AMLO no informará ni reclamará

 Gregorio Ortega Molina 24 de marzo de 2020 – 00:12 CE

Me declaro competente para formular la pregunta, pero ignorante para encontrar la respuesta: ¿Qué quiere AMLO para México? ¿En serio vamos para mejor? ¿Qué dicen los monederos de las amas de casa? ¿Los deudos de las víctimas? ¿Los huérfanos de los feminicidios? ¿Qué dirán los médicos y enfermeras que arriesgan su vida por el Covid-19?

AMLO no informará ni reclamará
Una nota de Reuters mereció diversos comentarios de columnistas políticos y analistas de la realidad nacional, pero desde la Presidencia de la República nos ensordece el más profundo de los silencios, cuando el tema va más allá del México de un solo hombre, que mereció la indignación de AMLO, la acerada crítica a la publicación.

Transcribo la referencia del momento:

“Dice (la columna) que México es país de un solo hombre, imagínense la falta de profesionalismo, no conocer la historia del país. ¿Cuándo México fue país de un solo hombre?, cuando Antonio López de Santa Anna y cuando Porfirio Díaz”, dijo el mandatario mexicano.

López Obrador agregó que la comparación si “calienta”, pues Santa Anna fue presidente 11 veces y Porfirio Díaz en 34 ocasiones ocupó la Presidencia; y él solo lleva 15 meses y le faltan 4 años.

Reuters dio a conocer de una reunión convocada por el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, con diplomáticos de Canadá, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia y Países Bajos, para dialogar sobre la política energética que se sigue en México. Aparecieron términos como errática, desconfianza…, pero lo más curioso es que dicho conversatorio se dio a conocer sólo horas antes de que se anunciara la caída de los precios del petróleo, el derrumbe de las bolsas, y sólo horas después de que se dieran a conocer los números rojos de Pemex. Es momento de que preguntemos a AMLO, con el respeto que nos merece su investidura, ¿por qué la referencia a los dictadores le provoca molestia, y lo que puede convertirse en una clara intervención a la soberanía, sólo merece el más profundo de los silencios?

¿Seremos capaces de recordar los cómo y por qué, desde el corazón oscuro del Imperio se decidió la intervención en Chile, y las vidas que costó? ¿A qué se refería específicamente el presidente de México, cuando agradeció al Ejército dar la espalda al golpismo? ¿Apuesta a que el pueblo bueno y sabio lo mantenga en el poder, más allá del término constitucional, para defender la soberanía y conjurar otra intervención? ¿No estamos lo suficientemente intervenidos, como para que reconozca que los términos de su política económica han de revisarse, y los acuerdos internacionales respetarse?

¿Qué falta para que el acuerdo comercial con Canadá y Estados Unidos entre en operación? Si en el fondo y como principio, el deseo es regresar a la nación, en términos de ejercicio del poder, a la época previa a 1994, ¿para qué, entonces, llenarse la boca con declaraciones a favor del TMEC?

Ahora sí que me declaro competente para formular la pregunta, pero ignorante para encontrar la respuesta: ¿Qué quiere AMLO para México? ¿En serio vamos para mejor? ¿Qué dicen los monederos de las amas de casa? ¿Los deudos de las víctimas? ¿Los huérfanos de los feminicidios? ¿Los médicos y enfermeras que podrían fallecer en su lucha contra el Covid-19?

http://www.almomento.mx,
http://www.analisisafondo.comhttp://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: A la autoridad hay que respetarla: AMLO

 Gregorio Ortega Molina 23 de marzo de 2020 – 00:12 CE

*Sin lugar a dudas, debido al Covid-19 ya no queda lugar para los abrazos, porque además fueron sustituidos por el escarnio de la palabra que confronta y divide y mata civil y socialmente. Es la Presidencia de la República del escarnio, pues 

A la autoridad hay que respetarla: AMLO

AMLO se trae al pueblo bueno y sabio como perico a toallazos, atolondrado ante tanto malabar verbal, tanta inexistente rifa, incontables datos falsos para esforzarse en tapar la verdad; además, vulnera por doble vía el mandato constitucional. Para colmo exige lo que él no cumple: a la autoridad hay que respetarla.

¿Cuántas veces hemos oído su mantra: el pueblo manda? Entonces, ¿por qué no lo atiende, por qué lo regaña, le miente y lo acusa, cuando lo único que desea, ese pueblo que él tanto afirma obedecer, es hacerse escuchar, decirle esas verdades que no acepta porque deforman su realidad virtual? Lo cierto es que los programas sociales sólo se cumplen parcialmente, y los que funcionaban, los trituró, porque no fueron concebidos por la 4T, sino por sus némesis: Fox, Calderón, Peña.

Es AMLO quien no respeta a la autoridad y, en consecuencia, lesiona a la institución presidencial y a todos los organismos gubernamentales de los tres niveles, pero notoriamente del gobierno federal y del Poder Ejecutivo. La discrecionalidad en el gasto que tanto criticó al innombrable Carlos Salinas de Gortari, es hoy el pan de cada día. No se dispone de un peso sin su anuencia y sin que él indique al destinatario, desde la más modesta a la más descabellada cantidad. Nunca ha sido tan opaco el gasto, ni el destino del subejercicio. ¿Dónde está ese supuesto ahorro?

Además de hacer oídos sordos a los legítimos reclamos -originados por el incumplimiento de sus promesas de campaña- del México bueno y sabio, confronta a esta parte de la sociedad, con aquella cuyo único motivo de queja es la pérdida de empleo, la fumigación de sus ahorros, la merma de integrantes de sus familias y amistades, debido al secuestro, la trata, la violencia. Sí, confronta porque desea quedarse, y confunde, como si hubiese estudiado a Albert Camus y disfrutado de la lectura de Estado de sitio, donde el personaje Nada, afirma:

“No se debe al azar, mujer. Se trata de hacer que nadie se entienda, aunque hablen el mismo idioma. Y puedo decirte que nos acercamos al instante perfecto en que todos hablarán sin jamás tener eco, y donde los dos lenguajes que se confrontan en esta ciudad se destruirán uno al otro con tal obstinación, que todo se encaminará al instante final que es el silencio de la muerte”.

Así es, mexicanas y mexicanos fallecen, lo mismo a manos de feminicidas que de sicarios o tratantes de personas o de los aparatos de seguridad del Estado. Sin lugar a dudas, debido al Covid-19, ya no queda lugar para los abrazos, porque fueron sustituidos por el escarnio de la palabra que confronta y divide y mata civil y socialmente. Es la Presidencia de la República del escarnio, pues.

http://www.almomento.mx,
http://www.analisisafondo.comhttp://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: AMLO ¿engañador o engañado?

 Gregorio Ortega Molina 20 de marzo de 2020 – 00:12 CE

*El problema está entre lo que AMLO dice y lo que los mexicanos percibimos como realidad. Al federalizar el proyecto lo jodieron, debió mantener y replicar, en cada entidad federativa, el que él mismo creó cuando fue jefe de gobierno de esta Ciudad de México. Hoy, se atoró, pero no sabemos si engaña, se deja engañar o lo engañan

AMLO ¿engañador o engañado?

El berrinche de AMLO durante su gira por Tabasco, recorrió las redes, alertó a los analistas políticos, a los médicos y a todo mexicano preocupado por su presente y su futuro. Imposible saber si él miente, se deja engañar ilusionado en un éxito que no llega, o con descaro la dan información falsa para que la venda en su discurso.

Hoy, como desde el día en que los presidentes de México iniciaron programas sociales clientelares, lo mismo que los que naufragaron en las buenas intenciones arrasados por la corrupción, el dinero no llega a donde debe llegar, o sólo lo hace parcialmente. Las metas en entrega de recursos frescos para, supuestamente, alejar del sicariato a los jóvenes y reactivar la economía, no se cumplen, ni se cumplirán.

Por lo que se anuncia como consecuencias económicas del covid-19, de la desconfianza de los empresarios nacionales, del resultado de las encuestas “coincidentemente” publicitadas al regreso de su frustrante gira al Macondo de la 4T, mejor conocido como Macuspana, más el desacierto en la elección de sus propios tiempos políticos, la recesión oficialmente menor a un dígito, previsiblemente no se profundizará, pero no podrá revertirse.

¿Quién le informa del estado de la entrega de esos recursos? Quien sea, lo engaña, pues ni siquiera en la Ciudad de México se cumple al 100. Ahí están las colas de los viejitos, intentando saber cuándo es que la promesa se hace realidad. Al modificar los modelos de entrega, abrieron las puertas a su propia corrupción, como parte de la regeneración nacional.

Pero para todo hay una excusa. En la crónica de Néstor Jiménez, de La Jornada, leemos: “El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que algunos de los apoyos sociales han tardado en llegar ante la falta de bancos en pequeños poblados. Además, ante los gritos dos manifestantes que pedían solución a problemáticas locales durante los actos que encabezó ayer en el municipio de Centla, Tabasco, sostuvo que se atenderán las causas justas, pero primero se resolverán las demandas de la sociedad y después los planteamientos particulares.

“Tras anunciar obras y programas para las zonas indígenas de esta entidad, señaló que en los humedales de esta región del país hay mucho petróleo, pero aseguró que no se explotarán para conservar esta reserva natural. En su estado natal, conminó a los tabasqueños a no sentirse avergonzados de sus raíces y mantener su cultura y lengua”.

El problema estriba entre lo que AMLO dice y lo que los mexicanos percibimos como realidad. Ahora quiere que los alcaldes donen terrenos para construir sucursales del Banco del Bienestar, ¿para cuántos clientes? Al federalizar el proyecto lo jodieron, debió mantener y replicar, en cada entidad federativa, el que él mismo creó cuando fue jefe de gobierno de esta Ciudad de México. Hoy, se atoró, pero no sabemos si engaña, se deja engañar o lo engañan.

http://www.almomento.mx,
http://www.analisisafondo.comhttp://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: AMLO: las fracturas

 Gregorio Ortega Molina 19 de marzo de 2018 – 00:12 CE

*AMLO debe darse cuenta de que, si quiere significarse como jefe de Estado, tiene que hacer a fondo la reforma del Estado y olvidarse del presidencialismo, pero no la hará, pues durante sus noches en vela soñó en ser como GDO, LEA o El Innombrable. Ya no se puede

AMLO: las fracturas

El equilibrio de poderes de ninguna manera significa que quienes lo detentan lo comparten. Ejecutivo, Legislativo y Judicial tienen, fijadas en la Constitución, sus propias tareas. En cuanto a los tres niveles de gobierno: municipal, estatal y federal, también tienen perfectamente definidas sus responsabilidades. Ese balance vital del quehacer político es lo que conocemos como democracia.

Entonces, ¿a qué nos referimos cuando queda establecido que el poder no se comparte? Creo que es suficientemente claro que las funciones de los poderes no deben invadirse, pues de hacerlo se crean desequilibrios y un gobierno democrático se convierte en uno autoritario, dictatorial o incluso totalitario.

Crearon sus métodos para evitar las fracturas en los autoritarismos y las dictaduras: el gulag, la guillotina, los juicios amañados, el crimen político, el destierro e incluso los pactos de silencio amarrados con la garantía de impunidad.

Todo lo anterior se desajustó al decidirse adelgazar al Estado. Los gobiernos se vieron en la necesidad de establecer alianzas que crearon los poderes fácticos. Lo mismo los barones del dinero que los de la droga, fueron incorporados a la toma de decisiones, como si se tratara de un directorio corporativo, en el cual lo primero que cuidan los integrantes, es no perjudicar los intereses de los accionistas. Y AMLO no es la excepción, aunque tarde se dio cuenta de que el florero es parte del decorado nacional, que puede moverse, pero no eliminarse.

Por eso aparecen ya las fisuras dentro del movimiento de regeneración nacional que lo llevó al poder, porque los grupos no podrán obtener sino una ínfima parte de lo que se les ofertó, y porque insistir en un cambio de modelo político, primero, para instrumentar pronto un cambio de régimen, lleva a una confrontación cuyo costo a pagar nadie desea.

Por ejemplo, el outsourcing permanecerá, con una maquilladita, pero continuará como la clave del empleo; de una u otra manera abrirán las puertas a los delegados gringos, para que puedan calificar el orden laboral de sus “socios” mexicanos. La política migratoria que pregonó recibir a los que, a como dé lugar, desean llegar al paraíso terrenal de allende el Bravo, se transformó en una de contención, golpeteo y abuso de los derechos humanos por parte de las autoridades migratorias mexicanas y los tratantes de personas. Es el muro que tanto anheló Donald Trump.

En cuanto a la política energética, las magnas obras del aeropuerto, el tren maya y Dos Bocas, pronto seremos testigos de las exigencias empresariales para su participación en esas áreas, o de lo contrario la caída de la inversión fija durante 2019, que fue de 4.9 por ciento, quedará corta para lo que debiera haber sido la de 2020. Hoy todo es incierto.

De lo que se trata, entonces, es de que AMLO ha de darse cuenta de que, si quiere significarse como jefe de Estado, debe cambiar el modelo político, hacer a fondo la reforma del Estado y olvidarse del presidencialismo, pero no lo hará, durante sus noches en vela soñó en ser como GDO, LEA o El Innombrable. Ya no se puede.

ttp://www.eldictamen.mx, http://www.almomento.mx,
http://www.analisisafondo.comhttp://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: Vendes caro tu amor… AMLO

 Gregorio Ortega Molina 18 de marzo de 2018 – 00:12 CE
Los mexicanos sanos y sin complejos somos nuestros propios enemigos, ya que, con parte del fruto de nuestro trabajo, alimentamos la megalomanía del presidente constitucional, que ofreció una 4T que nunca llegará, si no es para mal

Vendes caro tu amor… AMLO
Es momento de hacer la pregunta y esperar una respuesta sin rodeos. ¿De dónde sale el dinero para los programas sociales, principalmente el de las becas y los viejitos? De los diversos rubros de la recaudación fiscal. Los causantes cautivos pagamos, además, todas las tasas impositivas de los bienes y servicios que adquirimos: educación, salud, alimentos, transporte particular (gasolina, tenencia), telefonía, IVA a servicios como tintorería, lavandería, consulta médica… y lo que quieran sumar.

Es decir, la veneración –a todas luces interesada– que el pueblo bueno y sabio profesa a su presidente constitucional, se paga con parte del dinero con el que todos, absolutamente todos los mexicanos, contribuimos a la recaudación fiscal. Este amor, esta lealtad, tiene fecha de caducidad, coincidente con el instante en que los recursos económicos se agoten, en unos casos, en otros, cuando se constate que la ineficacia para hacer universal esos beneficios, está coja, porque es selectiva, como todo en las relaciones humanas.

Lo anterior viene a cuento porque el 3 de marzo, en crónica publicada en La Jornada, leo: “El día que el pueblo no me quiera, ese día voy a llorar y me voy a Palenque, así de claro, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador al hablar sobre la caída en las preferencias que ha tenido su gobierno. Acerca de mi popularidad, estamos bien, tenemos mayoría, la gente nos está apoyando. También sufrimos desgastes. ¡Imagínense, enfrentar a los conservadores corruptos que no quieren dejar de robar! Están molestísimos, no los calienta ni el sol. Están desquiciados”.

Es posible que los mexicanos que tenemos un entendimiento ordenado del mundo y del tiempo estemos tristes y preocupados, porque este gobierno desperdicia recursos sin considerar que lo que ha de hacerse es producir riqueza.

Leo la nota informativa de La Crónica, donde nos informan a los que deseamos respuestas sobre el destino de nuestros impuestos, de lo siguiente:        “La cartera vencida del programa federal Tandas del Bienestar asciende a casi 800 millones de pesos, de acuerdo con datos de la Secretaría de Economía. Durante 2019 se repartieron a pequeños negocios 2,139.2 millones de pesos, pero sólo se ha podido recuperar el 63 por ciento, detalló Graciela Márquez, secretaria del ramo.

“El plan consiste en otorgar créditos sin intereses, papeleo ni garantías por 6 mil pesos, los cuales deben pagarse con la devolución mes a mes de 500 pesos.

Tanto Márquez como el presidente Andrés Manuel López Obrador llamaron a los beneficiarios a completar el reembolso del dinero prestado, condición para solicitar un segundo crédito de 10 mil pesos”.

Si a esto sumamos el desastre de Pemex y lo que se avecina como consecuencia del Covid-19, será fácil comprender que los mexicanos sanos y sin complejos somos nuestros propios enemigos, ya que, con parte del fruto de nuestro trabajo, alimentamos la megalomanía del presidente constitucional, que ofreció una 4T que nunca llegará, si no es para mal.

ttp://www.eldictamen.mx, http://www.almomento.mx,
http://www.analisisafondo.comhttp://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: Pandemia ¿viral o política?

 Gregorio Ortega Molina 17 de marzo de 2018 – 00:12 CE
*Ni manera de corregir, a menos de que las redes sociales despierten a todos esos mexicanos a los que la pandemia política mantiene dormidos

Pandemia ¿viral o política?
Las coincidencias en el quehacer político convierten un problema de fácil solución, en uno complicado, difícil, irresoluble, de ahí la percepción que tiene AMLO de que el mundo es su enemigo. El mundo neoliberal, al menos.

El 11 de marzo último, mientras él sostuvo que el Covid-19 es manejable en México, y esa enfermedad es utilizada por sus enemigos para perjudicar su imagen pública, su proyecto político, la OMS la declaró pandemia. Y me pregunto: ¿son los directivos de esa organización mundial declarados enemigos de AMLO? ¿Son conservadores esos especialistas?

Como no obtengo una respuesta clara, la percepción que me queda es confusa; deduzco que lo que me hace ruido para comprender lo que ocurre en México, es el comportamiento del Presidente Constitucional. Ahora debe quedarnos claro que su proceder va más allá de la ley, pero como él se ha proclamado toda medida de la legalidad, ni manera de poner en entredicho la observancia puntual de su mandato, que dista mucho de apegarse al cumplimiento a rajatabla de la Constitución.

Pero no es el único, así ha ocurrido desde que tengo memoria, ya no me preocupo por el estudio de la historia. De 1968 a la fecha, los presidentes de México se convirtieron en la medida de toda legalidad, y las reformas a la ley y a la Constitución son para adecuar las normas a sus necesidades, nunca a las exigencias de la población, mucho menos al cumplimiento del proyecto de nación firmado el 5 de febrero de 1917.

Sí, ahora México puede ser víctima de una pandemia, a la que el gobierno deberá de contener con lo que tenga, e incluso con lo que le haga falta. La influenza española no fue cosa de broma.

Pero la enfermedad física deberá ser corta, la que se ha prolongado es la pandemia de políticos ineficaces, enfermos de voracidad y megalomanía, de soberbia… algunos de ellos verdaderos depredadores sexuales, otros obsesionados con el regreso al pasado, para coronar ese virus del presidencialismo mexicano, del México de un solo hombre.

Inmerso en el intento de dilucidar cómo curarnos de la pandemia política, retomo la lectura de La vida a ratos, donde Juan José Millás receta a sus lectores lo siguiente: “No puedes vender algo en lo que no crees, sobre todo si nadie te lo compra. Y nadie te lo compra porque no hay espectáculo más patético que el de un creyente de verdad (un testigo de Jehová, sin ir más lejos). A la gente le gusta que le mientas. Miénteme, dime que me quieres, etcétera”.

Y ni manera de corregir, a menos de que las redes sociales despierten a todos esos mexicanos a los que la pandemia política mantiene dormidos.

ttp://www.eldictamen.mx, http://www.almomento.mx,
http://www.analisisafondo.comhttp://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment