LA COSTUMBRE DEL PODER: Los que dejaron de aportar al crecimiento económico

 Gregorio Ortega Molina 24 de junio de 2020 – 00:12 CE

*Si consideramos los millones de desempleados que se registran desde el inicio de la pandemia (o los empleos perdidos, si se prefiere), más la imposibilidad del señor AMLO para cumplir su oferta de crear dos millones de salarios con ISR, a lo que debe sumarse el número real de muertes y el páramo al que se enfrenta la economía, ¿cómo confiar en lo que nos dice el guía espiritual y político de millones de mexicanos? La realidad lo avasalló; nada hará por enmendar

Ecuador en Vivo - Se acelera el desempleo al 4,6 % | Economía

Resulta inquietante el intento de discernir el por qué el señor AMLO se mantiene firme en su reticencia a servirse del cubre bocas y a permanecer guardado en Palacio Nacional. No quiero ni pensar en la manera en que pudieron reaccionar sus padres cuando, de pequeño, dijo alguna imprudencia. Quizá le lavaron la boca con jabón.

En cuanto a permanecer quieto, habrá que preguntar a los “especialistas” acerca de las razones por las cuales una persona necesita, de manera imperativa, estar en constante movimiento.

Pues bien, ninguna de las dos actitudes arriba señaladas lo salva de confrontarse con la horrible verdad, esa que sale en los periódicos que él denuesta por animadversión y porque los considera enemigos, más que adversarios, porque, así lo siente, están en contra de MORENA. Hoy las estadísticas y las malditas redes sociales impiden deformar la realidad para adecuarla a los intereses políticos.

En el ensayo de Alberto Ortega y Venzor mencionado ayer, encontramos elementos que nos permiten suponer las razones por las cuales se avinagra el carácter del señor AMLO. A la letra señala:

“… el gran reto de la estadística, al generar información a partir de los datos que obtiene de la realidad, es asegurar que éstos tengan un valor objetivo de verdad o de falsedad (que en estadística se denomina “margen de error”; “inexactitud posicional” e “incompletitud” en el caso de los datos        geográficos), en virtud de que la realidad existe, tal cual es, independientemente de las metodologías y mejores prácticas para descubrirla.

“En este espectro de lo necesario y lo contingente en que se desenvuelven las tareas estadísticas, parece que se trata al mismo tiempo de un arte y una ciencia que tienen que ver con la razón práctica y la razón científica. Esta última bajo los parámetros de las llamadas ciencias de los fenómenos cuyo proceso consiste en observar y medir hechos que se registran como datos que son matemáticamente inteligibles y que son verdaderos en cuanto su representación no se separa de la realidad a la que se refieren y que se construyen como entes abstractos por medio de símbolos”.

Imposible negar lo que “el INEGI da a conocer a través del Índice Global de Personal Ocupado de los Sectores Económicos (IGPOSE) durante marzo de 2020.
“El IGPOSE es un índice que une en un solo producto estadístico los datos de personal ocupado que reportan las encuestas económicas para los sectores construcción, industrias manufactureras, comercio y servicios privados no financieros, fortaleciendo la infraestructura estadística sobre el tema del empleo.

“Con cifras desestacionalizadas, en marzo de 2020, el IGPOSE alcanzó un nivel de 109.2 puntos y presentó una disminución de 0.3% respecto al mes previo. Además, tuvo una disminución de 1.1%, al compararse con marzo de 2019; también este índice registró un nivel de 110.4 puntos, no presentó variación respecto al mes previo y obtuvo un incremento de 0.6% con relación a marzo de 2018”.

Si consideramos los millones de desempleados que se registran desde el inicio de la pandemia (o los empleos perdidos, si se prefiere), más la imposibilidad del señor AMLO para cumplir su oferta de crear dos millones de empleos, a lo que debe sumarse el número real de muertes y el páramo al que se enfrenta la economía, ¿cómo confiar en lo que nos dice el guía espiritual y político de millones de mexicanos? La realidad lo avasalló, y nada hará por enmendar.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: ¿Verdad política o certeza estadística?

 Gregorio Ortega Molina 23 de junio de 2020 – 00:12 CE

*Haber iniciado el último primero de junio -por los caminos del sur- un recorrido nacional con propósitos claramente electorales, no regresará a México a los índices de salud y crecimiento económico que necesita

México celebra el Día del Trabajo con cientos de miles de nuevos ...

Cuando Javier Wimer me invitó a colaborar con él, sólo me hizo una advertencia: “No mientas, porque la primera mentira te llevará a una segunda y luego a una tercera”. Nadie se lo advirtió al señor de AMLO, presidente de México.

El aviso anterior lo completó, muchos años después, Alberto Ortega, al proporcionarme su ensayo El descubrimiento de la realidad por la estadística y la geografía, en el cual aparece la necesidad de establecer diferencia entre la certeza absoluta y la certeza moral.

Así lo aporta: “Su noción de certeza moral (de Jacobo Bernoulli) es un acercamiento al descubrimiento de la realidad distinta a la certeza absoluta que ofrece la matemática. Esta noción estadística establece que algo es moralmente cierto si su probabilidad de ocurrencia, es decir, que sea verdadero, es tan cercana a la certeza absoluta, que la diferencia es prácticamente imperceptible; por lo tanto, la certeza absoluta no puede ser alcanzada, ya que algunos fenómenos dependen de causas completamente desconocidas. ¿Cuáles son entonces los límites de la certeza moral?”

Supongo que el presidente de la República nunca se ha formulado esa pregunta, y ni siquiera considera establecer diferencias entre lo absoluto y lo moral. Para él, la realidad son los datos concebidos en el esfuerzo de lograr sus propósitos políticos. Carece de importancia distorsionar la percepción de esa parte de la verdad que facilitaría la toma de decisiones correctas al problema preciso, no al supuesto.

Entonces, cómo entender que el “el INEGI informó en mayo que el Indicador Mensual de la Actividad Industrial (IMAI) disminuyó (-)3.4% en términos reales en marzo de este año, respecto al del mes previo, con base en cifras desestacionalizadas.

“Por componentes, las Industrias manufactureras cayeron (-)4.8%, la Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final (-)1.8%, la Construcción (-)1.4% y la Minería descendió (-)0.9% durante el tercer mes de 2020 frente al mes anterior.

“En su comparación anual, la Producción Industrial retrocedió (-)4.9% en el mes de referencia. Por sectores de actividad económica, la Construcción se redujo (-)7%, las Industrias manufactureras (-)6.4% y la Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final fue menor en (-)0.5%, en tanto que la Minería se incrementó 1.5 por ciento”.

La única manera de interpretar lo que realmente sucede en México en el ámbito económico, está en el conocimiento de las cifras aportadas por las encuestas para construir una estadística. Aquí, no le demos vueltas, hay una certeza moral, porque las respuestas bien pudieron ser incididas por distracción, descorazonamiento sobre el futuro inmediato, percepción personal. Pero los números nos indican que efectivamente no estamos requeté bien, y que la economía “atarugada y atemorizada” por el Covid-19, se retrae y posiblemente el anuncio de 8 o 10 por ciento de recesión, en enero de 2021 sea una certeza absoluta, construido sobre nueve meses de certeza moral.

Haber iniciado el último primero de junio -por los caminos del sur- un recorrido nacional con propósitos claramente electorales, no regresará a México a los índices de salud y crecimiento económico que necesita.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: El recurso del método

 Gregorio Ortega Molina 22 de junio de 2020 – 00:12 CE

*Mediten, lectores, en eso que los mexicanos escuchan todas las mañanas desde el púlpito de la regeneración nacional, para que nos demos cabal cuenta de lo que implican las últimas decisiones del Poder Ejecutivo. Luego no digan que no sabían

EL RECURSO DEL METODO : Agapea Libros Urgentes

El alma o la razón humana -usted elige, lector- está llena de recovecos, pero quizá la más difícil de conocer es la de los que anhelan el poder, lo obtienen y se esfuerzan, desde el primer momento y para satisfacer su concupiscencia por la subordinación de todos los demás, en conservarlo. Es preciso puntualizar que unos llegan por accidente, sólo unos cuantos por tesón.

La política y el poder son el mejor muestrario de lo que quienes mandan son capaces de hacer. Lo comprendí pronto, con la lectura que durante el segundo lustro de los años sesenta hice del ensayo Política y crimen, de Hans Magnus Enzensberger, y durante 1974 de El recurso del método, de Alejo Carpentier. Después, ya en mis primeros 20 años, el estudio de la novela de la Revolución, señaladamente Martín Luis Guzmán y Mariano Azuela, y las memorias de José Vasconcelos, me ofrecieron un muestrario de lo que son las veleidades del poder entre los políticos mexicanos que se lo disputan y lo administran.

¿Estamos preparados los mexicanos de hoy, para lo que actualmente vivimos y lo que nos espera para el futuro inmediato, mostrado en el desdén por CONAPRED? No le den vueltas, AMLO abrió sus cartas sin rubor alguno. Ha caminado todos los pasos con la lentitud suficiente como para que no podamos llamarnos a engaño.

De la misma manera que Sauron embelesó a los otros señores al obsequiarles un anillo, pero sujetos al poder de esa gema única que él se hizo con otro fuego y el purísimo metal de la soberbia, así el presidente de México ha ido venciendo todas las resistencias de los otros poderes, salvo la de la naturaleza y la de la delincuencia organizada.

En la época previa a la Revolución francesa, durante el Renacimiento y la era de los señores feudales, los asuntos de poder se transigían con la divinidad. Quienes mandaban eran elegidos por los dioses, como lo aprendieron de la Biblia y de la tradición. La relación entre el clero y los poderes terrenales data de cuando los profetas guiaron a los reyes, los jueces y esos conquistadores israelitas que nunca se tentaron el corazón para diezmar a sus enemigos.

Imposible eludir la reflexión de María Zambrano, plasmada en Persona y democracia: “La historia ha sido representación trágica, pues sólo bajo máscara el crimen puede ser ejecutado. El crimen ritual que la historia justifica. El hombre que no mata en su vida privada, es capaz de hacerlo por razón de Estado, por una guerra, por una revolución, sin sentirse ni creerse criminal. Es, sin duda, un misterio no esclarecido, pero nos pone en la pista de esclarecerlo el sorprender este carácter hecha hasta ahora, salvo en raros momentos -especies de claros en esta tormenta perenne- a modo de una representación en la que algunos embriagados juegan un papel semidivino”.

Mediten, lectores, en eso que los mexicanos escuchan todas las mañanas desde el púlpito de la regeneración nacional, para que nos demos cabal cuenta de lo que implican las últimas decisiones del Poder Ejecutivo. Luego no digan que no sabían.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Signos Vitales

 Gregorio Ortega Molina 19 de junio de 2020 – 00:12 CE

*Lo que sí podrá constatarse es que AMLO está equivocado, y los señores Jorge Zepeda y Epigmenio Ibarra carecen de argumentos y de razón para echar el mal fario sobre México

Cómo Calcular la Frecuencia Cardíaca - Cerebromedico

Signos Vitales, grupo de la llamada sociedad civil, integrado por mujeres y hombres de diversas disciplinas, con un propósito diametralmente distinto a lo que fue Grupo San Ángel, nos ofrece la oportunidad de discernir quién sí y quién no miente, y la manera en que hoy pueden servirse de las estadísticas.

Una ventaja adicional sobre Grupo San Ángel, hoy el tiempo real favorecido por las redes sociales hace más difícil ocultar los datos verídicos, ciertos y comprobables (imposible referirse a la verdad, debido a la velocidad en que suceden los acontecimientos), lo que facilita la posibilidad de impugnar las decisiones tomadas desde el poder, así como conocer puntualmente los efectos inmediatos de las políticas públicas y las consecuencias imposibles de remontar, sin una profunda reingeniería social o sin cambio radical del modelo político.

Pero empecemos por el principio. “El objetivo de Signos Vitales es triple:
PRIMERO, recolectar información fidedigna e independiente sobre las variables claves de nuestra vida económica, política y sociocultural, para dar a conocer con un buen grado de certeza el estado en que se encuentra el país.
SEGUNDO, reportar el estado que guarde nuestro país, alertar sobre problemas inminentes y divulgarlo periódicamente a nivel nacional e internacional.
Y TERCERO, servir como una luz que muestre la dirección que México está tomando, a nivel nacional e internacional, y como una voz de alerta en aquellos asuntos relevantes cuando la viabilidad del país, armonía social, prosperidad para todos, respeto a los derechos humanos, democracia y libertad pudieran correr peligro.

Si tomamos en consideración estos tres objetivos, puede entenderse que no es un grupo de críticos y opositores, como me refirió un amigo, sino la unión de mexicanas y mexicanos dispuestos a aportar elementos que faciliten solucionar problemas de todo orden para lograr un buen gobierno y un sano desarrollo; debe decirse, problemas que no eclosionaron con la llegada de la 4T, pero que sí se convierten en escollos en apariencia insalvables, debido a la inexperiencia y a la concupiscencia de AMLO por el poder.

Imposible determinar cuál será el destino inmediato de Signos Vitales, porque de que tratarán de descarrilarlo, en ello se empeñarán, pues quienes hoy mangonean no toleran observación alguna a su comportamiento y decisiones administrativas, mucho menos las críticas fundamentadas en cifras reales, en estadísticas verificables, en realidades con consecuencias inocultables, como lo son y lo serán los muertos que dejan camas vacías, ya sea debido a la violencia y a los secuestros, o a la enfermedad que todo lo oculta, hasta la impericia de los gobernantes.

Lo que sí podrá constatarse es que AMLO está equivocado, y los señores Jorge Zepeda y Epigmenio Ibarra carecen de argumentos y de razón para echar el mal fario sobre México.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Jorge y Epi, neo intelectuales orgánicos

 Gregorio Ortega Molina 18 de junio de 2020 – 00:12 CE

*Jorge Zepeda sabe, a ciencia y paciencia, que el presidencialismo no da para más. Conoce que el problema, además de AMLO, es el modelito de gobierno. No cambiar es cavar nuestra propia tumba

Los corruptores / Jorge Zepeda Patterson | Portadas, Arte y diseño ...

AMLO mantiene paso de vencedor hacia el Maximato siglo XXI. Para anunciarlo y que no lo acusen de mentir, se sirve de dos neo intelectuales orgánicos. Los señores Jorge Zepeda y Epigmenio Ibarra ofrecen su propia versión de lo que viene y ya resulta inocultable.

El responsable del crecimiento de la audiencia de TV Azteca, con Nada personal además de creador y propietario de Argos, asegura sin empacho que la transformación que viene es profunda, que los mexicanos cambian o cambian, porque nada detendrá el empeño del presidente para modificar, de arriba abajo, el rostro de la patria. Está bien, es su derecho creer que eso es posible de manera indolora, por encima de la ley y la Constitución, y que cualquier obstáculo al frente será puesto de lado o destruido. Así de simple.

¿Qué motiva al señor Ibarra? No es hombre de escasos recursos. A la par de Carlos Payán Velver escaló social y económicamente hasta permitirse departir con los millonarios de México. El productor y escritor de guiones de telenovelas goza de una excelente salud económica. ¿Con cuánto coopera o cómo lo hace para que su compromiso “ideológico y político” deje de ser de dientes para afuera? ¿Conserva su fortuna en México, o ya sacó su capital para, como otros millonarios, protegerse de las vacas flacas tan próximas? ¿Convertiría su casa o los estudios de Argos en refugio de mujeres violentadas o en estancia infantil u hospital Covid-19? Lo dudo. Su compromiso es de imagen.

El caso del señor Zepeda es distinto. Carece de fortuna personal, al menos al nivel de la del señor Ibarra, pero posee algo de más valor: inteligencia y cultura. ¿Cree lo que afirma? ¿Está seguro de que ese 30 por ciento de los votos sólo es de Morena? ¿Cuánto aportaron los otros partidos? ¿Ha caído en la cuenta de que AMLO modificó su oratoria y de candidato presidencial en pos del poder, se convirtió en un predicador para quedarse sentado en la silla del águila?

Jorge Zepeda sabe -porque conoce del quehacer político en México, y su calidad de novelista le permite descifrar el carácter de los seres humanos, sobre todo el de los líderes- que no todo lo afirmado por AMLO es verdad, que éste debe mentir para conservar el favor de sus fans; también está consciente de las consecuencias de sus políticas públicas, de su confrontación con los empresarios, de sus muy sospechosas reacciones hacia los barones de la droga, y de que la manera de ser del mexicano le impide soportar todo lo que le impongan y le cuenten. ¿Por qué entonces comprar una ilusión que no será, y cuyo costo, al esforzarse en imponerla, será tanto o más alto que el ya pagado por la guerra al narco, por las crisis económicas y el Covid-19?

Allí están las estadísticas: la corrupción creció, la economía es un fracaso, las cifras de las víctimas sumadas de ambas pandemias: la violencia y la virológica, dan la verdadera dimensión del problema, mismo que el modelo político carece de recursos para resolver.

Jorge Zepeda sabe, a ciencia y paciencia, que el presidencialismo no da para más. Conoce que el problema, además de AMLO, es el modelito de gobierno. No cambiar es cavar nuestra propia tumba.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: El mito de la recaudación fiscal

 Gregorio Ortega Molina 17 de junio de 2020 – 00:12 CE

*Hubo una época posrevolucionaria en que el poder político casi todo lo pudo. Hoy no es así, empezando porque los administradores públicos olvidaron lo esencial de los floreros: que las flores se marchitan

elleponsigue on Twitter: "Y lo de la fachada exacta a Walmart ...

Se ufana AMLO de los niveles de la recaudación fiscal logrados bajo su liderazgo moral, pero olvida que durante semanas nos hemos enterado de la pérdida de empleos, del cierre de la economía, de la caída del comercio… de que lo que florece es la economía informal.

Anuncia con desbordada alegría que Walmart, FEMSA, Nissan y otras empresas se avinieron a pagar, mediante convenio, miles de millones de pesos adeudados al SAT, lo que es ingreso único debido a su calidad de recuperación de adeudos. Desaparecen los números rojos, pero los ingresos fiscales no aumentan.

Festeja, con bombo y platillo, la cifra récord de las remesas, lo que significa un alivio frente a la huida de capitales, pero en cuanto al fisco… representa poco o casi nada, porque ese dinero va directo a las manos de las familias, que adquieren sus bienes y comestibles en el comercio informal, donde el IVA no existe y los servicios están reducidos al mínimo, porque así está diseñada la política clientelar y electorera.

Los anteriores son los datos generales que indican su urgencia por levantar el confinamiento, pues la economía nacional se deshidrata y seca a pasos acelerados, y quienes padecerán de inmediato las consecuencias son los beneficiarios de los programas sociales. Los egresos únicamente pueden permitirse si puntualmente cae dinero en las arcas de la nación.

Está la otra vertiente que ensombrece la necesidad de recurrir al mito de la recaudación fiscal récord, desbordada, sin límites, lo que garantiza el optimismo frente a los errores de las políticas públicas y las consecuencias del Covid-19 en la economía del mundo y de las naciones.

Me refiero a la posibilidad de que hayan decidido recurrir al dinero negro que no se recauda a través de la informalidad económica, sino el que se recibe al cerrar los ojos a las actividades del crimen organizado, preferentemente a la que se pudo haber garantizado con la liberación de Ovidio Guzmán y el saludo de paso a María Consuelo Loera. Ojos que ven, Tesorería que se resiente. Aquí y en todas las naciones.

Es cierto que hay otros canales de ingreso para las aportaciones hechas por los criminales de cuello blanco. El problema es que son colindantes con los hechos de corrupción administrativa y política y, de acuerdo al INEGI, hemos podido constatar que no desciende, sino que crece, lo que es un fenómeno humano esperado, pues ante la incertidumbre de los tiempos modernos, el que puede decidir guardar para los años malos, extiende la mano y lo hace.

Hubo una época posrevolucionaria en que el poder político casi todo lo pudo. Hoy no es así, empezando porque los administradores públicos olvidaron lo esencial de los floreros: que las flores se marchitan.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Felicidad como medida de desarrollo

 Gregorio Ortega Molina 16 de junio de 2020 – 00:12 CE

*Hay quien se siente satisfecho con una taza de café a determinada hora del día; otros ponen el cuero chinito con la armonía del orgasmo y la eyaculación simultánea del big-bang en pareja; otros más con un pinchazo de morfina, unos cuantos sólo son felices cuando joden al prójimo, o traen a la patria a mecate corto

Un rincón cerca del cielo (1952) - Filmaffinity

¿Es definible universalmente el concepto de felicidad? ¿Nos dicen los diccionarios lo que significa y cómo lograrlo? Nada hay más diverso y contradictorio que lo considerado felicidad por los seres humanos. Inciden la cultura y la manera de haber vivido la vida.

En mi primera juventud busqué afanosamente encontrarla y vivirla. Leí con esa intención La conquista de la felicidad, de Bertrand Russell. Nada me aportó en ese momento, y nada me aporta ahora, aunque sí me inquieta la reflexión de Leo Zuckermann titulada Índice Pepe el Toro. A riesgo de parecer egoísta, considero que ser feliz es un patrimonio íntimo, personal, casi intransferible, a menos de que se comparta con los seres sincera y fielmente amados. Cuando el matrimonio se convierte bíblicamente en una sola carne, al momento en que las hija(o)s eclosionan y vuelan por sus propios medios, y cuando la amistad es, sin remedio, una complicidad.

Ser feliz no equivale a estar satisfecho. Se puede tener éxito profesional, literalmente nadar en dinero, pero estar amargado porque de algo se carece, hace falta un ingrediente para sentirse bien con uno mismo. Los franceses lo definen mejor: estar bien dentro de la propia piel.

¿Puede la felicidad, como concepto, sustituir al PIB como medida de crecimiento económico y redistribución de la riqueza? Pensar que sí, es algo más que una ingenuidad, digámoslo sin tapujos, es una tontería, un engaño proponerlo, porque se limita a un juego de palabras y se convierte en instrumento de confrontación entre clases sociales.

En este sentido se muestra más claramente en Un rincón cerca del cielo, donde la “rica” está a punto de robarle la felicidad a la esposa pobre, pero sacrificada, abnegada, sufrida. Dejemos de engañarnos, eso es un sucedáneo del concepto feliz…; en este ámbito más vale acercarse a la esfera religiosa y de fe. Quizá vivir feliz sea algo equivalente a lo que se obtiene cuando se logra ser considerado entre los bienaventurados. Allí está el sermón del Cristo.

Cierto que existe la otra vertiente, la impuesta por Rico McPato, Georges Soros y Carlos Slim. Hay personas a las que nadar en dinero las hace felices. Y otra aproximación, el conocimiento limitado y firme, que lleva al condenado a beber la cicuta sin empacho alguno, porque en el transcurso de su vida supo que por más inteligente y sabio que aparentara ser, sólo supo que no sabía nada.

Así es pues que no nos vengan con la jalada de que van a medir la felicidad, porque es imposible debido a que, si existe, se manifiesta de manera disímbola, porque hay quien se siente satisfecho con una taza de café a determinada hora del día; otros ponen el cuero chinito con la armonía del orgasmo y la eyaculación simultánea del big-bang en pareja; otros más con un pinchazo de morfina, y unos cuantos, pero no muy pocos si equiparamos con su número en el mundo, sólo son felices cuando joden al prójimo, o traen a la patria a mecate corto.

Respuesta a mi texto de ayer
Detente Satán maldito no mofes del Gran Señor, qué no ves que a él no le alcanza el mal.
Para tu carro blasfemo que quieres turbar nuestra alma para apartarnos de él, como tú que vives en soledad.
Calla tu coro cargado de dudas y sobrado de maldades, míranos incólumes a su lado.
Sátrapa, bellaco, verecundo, mentís, engendro, réprobo, no pecaremos dudando de él.
Con él está el pueblo, esté la luz, está la vida, el amor y la salud; aléjate peste a enfermar a otros.
Así acabarás, excluido de la luz, en las tinieblas Gregorio, en la tiniebla de los ciegos para siempre.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: El pejianismo del predicador de Macuspana

 Gregorio Ortega Molina 15 de junio de 2020 – 00:12 CE

*Dejemos de preocuparnos, la lana alcanza para todo y para todos, es la pura vida, la completa felicidad. El señor AMLO proveerá lo necesario para llevarnos a la Tierra Prometida

Detente El Corazón de Jesús está conmigo... - Obra del Corazón de ...

Los mexicanos hemos de mostrarnos agradecidos por la suerte de contar, durante estos tiempos de crisis y azoro por lo que ocurre en el mundo, con un predicador de reciedumbre moral, timonel incólume que guía a la República a través de la tempestad, para llevarnos el buen puerto de la verdad, la sanación y la felicidad.

Nunca como ahora y durante todas las mañanas nos inoculan, por medio de la palabra, confianza en el día a día y para el futuro inmediato, que contribuimos a construir con nuestro silencio y aprobación, atentos y deseosos de dar un nuevo impulso a los escarnios y descalificaciones de medios y periodistas mendaces, incapaces de sumarse a la nueva realidad que se nos regala, siempre, con los verdaderos datos, lejos, distantes de aquellos buscados por agrupaciones como Signos Vitales, o proporcionados por el INEGI.

Y ni qué decir de esa horrible prensa internacional, que parece dedicada a desacreditar los aciertos y la moral de nuestro Jefe Máximo, que no se arredra ante esas calumnias que afirman mostrar el verdadero rostro de la cosa pública en México, la situación de la enfermedad y la postración de la economía, cuando esos parámetros y mediciones que dan valor a las estadísticas han dejado de importar, porque lo que cuenta hoy y para siempre es medir la felicidad.

Debimos atender como un aviso lo escrito por Leo Zuckermann los días 25 y 26 de mayo últimos en Excélsior, porque la neta es que no quisimos hacer caso de la anticipación cinematográfica de Ismael Rodríguez, pues siempre lo hemos dado por sabido: en la confrontación entre ricos y pobres siempre ganan los últimos, porque no tienen ni en que caerse muertos, pero siempre están contentos y son felices. Es la esencia del pejianismo que hoy, para nuestra fortuna, tenemos al alcance de la mano. Debemos acudir a la Villa de Guadalupe a dar gracias por contar con tan luminoso líder.

En cuanto a la sanación, resulta que nuestro preclaro guía tiene razón -basta con darnos cuenta de que la OMS acuerpa a Hugo López Gatell-, puesto que las organizaciones internacionales de salud felicitan a México por la manera y estilo en que se combate al Covid-19, ya que aquí no se muere de eso, sino de neumonía atípica e influenza estacional; se padece sarampión, por no tener vacunas, o se es ejecutado a tiros, por aquello de que la violencia delincuencial está absolutamente controlada.

En lo que a felicidad se refiere, está asegurada, los programas sociales hacen palidecer al desempleo, el INSABI garantiza la salud, los abuelos y los desempleados sustituyen a las guarderías infantiles, los niños que se quedan sin escuela saldrán a las calles a alegrarnos el día, con pequeños o grandes hurtos, a servir de halcones o convertirse en narcomenudistas; pero dejemos de preocuparnos, la lana alcanza para todo y para todos, es la pura vida, la completa felicidad. Don AMLO proveerá, confíen.

Organizo ya mi peregrinación a Macuspana, para agradecer la llegada del pejianismo. Es la nueva normalidad.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: AMLO: ¿gobierna o mangonea?

 Gregorio Ortega Molina 12 de junio de 2020 – 00:12 CE

*Para convertir en realidad su ilusión, se sirve del escarnio, la descalificación, el ninguneo, la invención de enemigos ficticios, pero sobre todo de la cancelación de empleos y la destrucción de la economía formal, para sustituirla por la informal y la dádiva disfrazada de programa social. Mangonea, no gobierna para lograrlo

AMLO: ¿gobierna o mangonea?

Es momento de preguntarnos si los amables consejos de Nicolás de Maquiavelo al Príncipe permanecen vigentes e inalterables; si las observaciones de Weber y de Zambrano, o si lo que nos refieren las tragedias griegas, la literatura y la filosofía sobre las maneras de gobernar y asegurarse el poder, todavía son válidas.

La pérdida del aval de la divinidad sobre los que detentaban el poder, la generalizada condena contra los totalitarismos y las dictaduras de todos calibres, la intromisión del dinero en el poder político hasta convertirse en definitivo y definitorio de las políticas públicas, la aparición global del narcotráfico como fuente de riqueza e impunidad, además de la acelerada necesidad de los gobiernos de servirse del dinero negro, sin olvidar la omnipresencia del tiempo real y la velocidad de las comunicaciones, nos obligan a buscar respuestas a una única pregunta: ¿gobernar es hoy lo mismo que hace 50 años?

En la búsqueda de parámetros y referencias de los especialistas, me doy un frentazo. El término gobernar no aparece en Diccionario de política, de Norberto Bobbio y Nicola Matteucci; tampoco en el Vocabulario técnico y crítico de la filosofía, de André Lalande. En ambos figura la entrada a gobierno, abundan en antecedentes y su evolución. En el Corominas gobernar nos remite a la acción de control de barcos y, como referencia, al gobierno de los hombres, pero creo que nos hace falta un desarrollo completo, desde el punto de vista político, sociológico, filosófico y lógico de la acción de gobernar, como el acuerdo tácito contenido en los pactos sociales, entre la autoridad constitucional y los gobernados.

El acto y compromiso de gobernar está contenido en el articulado de las diversas constituciones que han adoptado las naciones. La globalización y el libre comercio no inciden en ellas, hasta en tanto los convenios internacionales no obliguen a modificar conceptos como soberanía, o a revisar las legislaciones particulares de cada país, en las áreas que norman el pacto social, como lo son las leyes laborales, por ejemplo, o los principios rectores de una manera de ser, como lo es la no intervención.

A la vista de lo que hoy padecemos y las previsibles graves consecuencias de los dichos y actos del señor López Obrador, quizá coincidamos en que al frente del gobierno está un predicador, no un político, y lo que propone es una utopía irrealizable, en la que él supone que todos los mexicanos seremos felices en la medida en que estemos dispuestos a compartir la pobreza y a morir asfixiados, al determinarse que debe producirse energía eléctrica con combustóleo, y mandar a pilford a las energía limpias y renovables. El futuro, entonces, es igualar hacia abajo.

Para convertir en realidad su ilusión, se sirve del escarnio, la descalificación, el ninguneo, la invención de enemigos ficticios, pero sobre todo de la cancelación de empleos y la destrucción de la economía formal, para sustituirla por la informal y la dádiva disfrazada de programa social. Mangonea, no gobierna para lograrlo

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Ramírez Cuéllar sí es florero

 Gregorio Ortega Molina 11 de junio de 2020 – 00:12 CE

* Ayer escribimos acerca de los mitos políticos, pero con estos genízaros, el señor López Obrador dista mucho de construir el suyo

Ramírez Cuéllar sí es florero

El diputado Alfonso Ramírez Cuellar es fiel a la imagen que de él impuso, cuando acató la orden de entrar a caballo al recinto de san Lázaro, la palmadita en el hombro recibida lo gratificó. Desde entonces hacia acá todo ha sido miel sobre hojuelas para sus limitadas capacidades culturales y políticas.

El aserto anterior no es gratuito. Lo conozco, he conversado con él, pero no somos amigos. Yo lo escucho con comedimiento, él con aburrimiento. Yo aprendo, el que fuera barzón de barzones cree saberlo todo.

Vive en la certeza de su absoluta pureza moral. Cuento la anécdota porque lo pinta de cuerpo entero. Al publicar Grijalbo Crimen de Estado, su autor fue de inmediato denostado y descalificado como conocedor de las interioridades en que se gestó el asesinato de Manuel Buendía y la manera en que se fundó la narcopolítica.

En su ingenuidad, ese autor convocó a Ramírez Cuellar a un desayuno en el hotel María Isabel, le llevó un ejemplar dedicado del libro, y le solicitó -siempre en la creencia de su honestidad y rectitud política- que lo leyera, con la intención de que, si le parecía interesante y digno, lo avalara entre sus correligionarios y ante la prensa. La respuesta fue automática.

– ¿Quieres que ponga mi prestigio al servicio de tu libro?

-De eso se trata, de otra manera no estaríamos conversando. Necesito que me apoyes, porque el texto es bueno, y porque pagaré caro el haber atrevido a publicarlo, puntualizó el autor.

-No… mi prestigio vale más que tu novela, cerró la conversación Ramírez Cuellar, se levantó y se fue.

Como no había retribución política posible, el hoy diputado con licencia, nada hizo para promover una novela que vale la pena. Pero en su ambición por figurar, y su necesidad de atender a la voz de su amo, dispuesto y como el jibarito de la canción, dejó la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, lugar desde el cual, si tuviera afán de servir a la sociedad, hubiera brillado más que desde la presidencia interina del movimiento de AMLO.

Pero para las pretensiones que tiene su patroncito, no le vio la habilidad necesaria para promover y conseguir una reforma constitucional que le diera manejo discrecional a una buena tajada del presupuesto de egresos, y por ello se fue a Morena, desde donde saca, por instrucciones superiores, la peregrina idea de distraer al cotarro de la sociedad y las redes sociales, con la pretensión de contar la riqueza desde el seno de los hogares. Puede darse por satisfecho, cumplió las instrucciones que le giraron, y ya le dieron su palmadita en la espalda.

Después, apenas el jueves último, y en acatamiento a lo que le indican, se atrevió a sostener que la austeridad ya pesa. Luego su tlatoani lo regañó, pues para eso Ramírez Cuéllar abrió la boca, y así dar una imagen de independencia que no existe.

Ayer escribimos acerca de los mitos políticos, pero con estos genízaros, el señor López Obrador dista mucho de construir el suyo.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment