A COSTUMBRE DEL PODER: ¿Adiós neoliberalismo? III/V

 Gregorio Ortega Molina 13 de mayo de 2020 – 00:12 CE

*El tiempo real ya es parte de nuestra vida, pero somos nosotros los que determinamos el espacio y la cercanía que le concedemos; lo mismo debe ocurrir con el neoliberalismo. Lo veremos mañana

ENFOQUE: Premier chino visita Rusia para relaciones más fuertes en ...

 

Se niegan a entender que el Covid-19 y la crisis económica conjunta, en lugar de facilitar la acción política para cambiar el modelo de desarrollo y sustituir al neoliberalismo, lo profundizará, aunque presenta una fisura real que ofrece la oportunidad de corregirlo, de recuperar el humanismo. La posibilidad de que suceda la otra pandemia: la autofagia.
En esta nación ocurre ya todas las mañanas, los mexicanos abren una ventana de oportunidad para devorarse unos a otros. El autoconsumo llevado a su máxima expresión. E. M. Cioran lo explica con pulcritud en Ejercicios de admiración y otros textos:
“Tras tan largo periodo de historia, resulta inconcebible que una voluntad de abdicación no se haya apoderado de todo el mundo. Desgraciadamente, los pueblos no alcanzan al mismo tiempo el mismo grado de agotamiento. Una humanidad agonizante podría ser soportable, pero no una humanidad desigualmente extenuada. Si todo el mundo abdicara al mismo tiempo, un simulacro de paraíso sería restablecido. La diferencia de desgaste y de hastío impedirá siempre la restauración del eterno presente, la victoria sobre el carácter satánico del devenir. Abdicar, ser un ex mortal, un anti ciudadano absoluto, un apátrida metafísico: ese debería ser el sueño de todos. ¡Qué horror haber aspirado a ser algo, haberse agotado para dejar una huella, poseer, en suma, una identidad!”
Para corregir las desviaciones del neoliberalismo, lo primero que hemos de hacer es procurar, proponer o propiciar un reacomodo en la globalización y, en nuestro caso, además al bloque de América del Norte. Tenemos la tarea de reformular, reconceptuar o volver a construir ideas con las que nacimos y nos formaron. Me refiero a valores cívicos clave: soberanía, patria, identidad nacional. Ninguno de ellos está reñido con la globalización, pero nuestros gobernantes, como los de otras naciones, permitieron que se desdibujaran o, de plano, desaparecieran.
El mangoneo de unas naciones sobre otras ha de desaparecer, y la oportunidad de lograrlo es breve, por lo que es necesario actuar con rapidez y audacia, y tener, en el portafolio de la renegociación de las condiciones de la globalización y el libre comercio, propuestas concretas y realizables, para evitar que nos jodan como lo han hecho desde 1994.
El camino es sólo uno, porque, mediten en ello, ¿pueden imaginarse un mundo sin Internet, sin la digitalización ni el tiempo real? En este tránsito también hemos de cambiar nuestro concepto de alteridad, con la certeza de que el contacto humano, estrecharse y verse a los ojos, no puede ser sustituido por un clic. Las redes sociales no sustituyen la presencia del ser amado, del amigo, del político responsable o irresponsable, del comerciante que trata de engañarnos o nos vende a precio justo.
Aunque hay una posibilidad peor. El corrimiento del eje de la economía neoliberal, de América del Norte y Europa a Asia. ¿Pueden imaginarse bajo el mangoneo de China? ¡Aguas!, no será tan previsible como hoy.
El tiempo real ya es parte de nuestra vida, pero somos nosotros lo que determinamos el espacio y la cercanía que le concedemos; lo mismo debe ocurrir con el neoliberalismo. Lo veremos mañana.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s